El emprendedor español es hombre, ingeniero de profesión y tiene 34 años

Buscar

Susbcrición Newsletter

Introducir e-mail

Arquivo mensual

Emprender es mayoritariamente cosa de hombres. A pesar de los esfuerzos de algunos organismos como las cámaras de comercio por animar a las mujeres a emprender, el panorama del emprendimiento español sigue estando dominado por los hombres.
 
El perfil del emprendedor en España es el de un hombre de 34 años, con titulación de ingeniero (en cualquiera de sus ramas) y que ya ha decidido arrancar su propio proyecto más de una vez, según aseguran desde la plataforma South Summit, que reúne a las principales “startups” y grandes compañías del país para favorecer sus colaboraciones y que también concluye que al contrario que en Europa, donde el “software” copa la actividad de los emprendedores, en España los nuevos proyectos empresariales se centran en el sector servicios.

Estos datos, que se desprenden del informe Mapa del emprendimiento 2016 realizado por la plataforma, confirman que a pesar de que el emprendedor se ha consolidado como generador de empleo y riqueza, la participación de la mujer en este sector empresarial se ha estancado desde el pasado año.

El 97% de los emprendedores encuestados tienen formación universitaria, el 56% trabajaba anteriormente por cuenta ajena y solo el 1% del total asegura haber decidido emprender por necesidad.

“Esto demuestra que se emprende por vocación y decisión, no por necesidad”, recalcó en la presentación del informe la fundadora de Startup-South Summit, María Bermujera, quién insistió en que el reto del sector está en “que las mujeres emprendan más”.

Liderazgo femenino

A pesar de que la representación de las mujeres en el “universo startup” (que es del 17% en cuanto a miembros de los equipos de trabajo y la misma cifra en cuanto al total de consejeros delegados) no varió en 2016 después de perder dos puntos porcentuales en 2015, los proyectos liderados por mujeres siguen siendo más resistentes en el tiempo que los capitaneados por hombres.

Sólo un 48% de las empresas fundadas por mujeres fracasaron en 2015, mientras que las lideradas por hombres lo hicieron en un 66% de los casos.

Una de las principales conclusiones a las que llega el estudio ha sido la importancia de la mentalidad emprendedora. De hecho, según los datos registrados, un 51% de los emprendedores ya había montado antes su proyecto profesional y un 5% creó más de cinco a lo largo de su trayectoria profesional.

Además, según el informe, uno de cada cuatro emprendedores ha vendido ya su “startup”, un dato que dependiendo del caso puede leerse como un éxito o como un fracaso. Muchas veces los CEO siguen trabajando en el proyecto después de venderlo”, recalcó Berjumera.

(Fuente: El Ideal Gallego)