La tecnología que soporta el primer software para predecir la gravedad de un ictus será desarrollada en Tecnópole

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

La tecnología que soporta el primer software para predecir la gravedad de un ictus será desarrollada por Conexiona, ubicada en el Parque Tecnolóxico de Galicia-Tecnópole. Para llevar al mercado este hallazgo en forma de producto innovador, la empresa ourensana acaba de lanzar, junto con el Laboratorio de Neurociencias Clínicas (LINC) del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago de Compostela (IDIS), la spin-off LINCbiotech.

La nueva spin-off biotecnológica, que fue presentada en Santiago y Ourense, nace para desarrollar y comercializar un software de ayuda a la decisión clínica que cuantifica y muestra la temperatura cerebral a partir de los datos generados mediante resonancia magnética (RM) en pacientes que acaban de sufrir un ictus.

Esta información se integra con la imagen volumétrica y espacial de los estudios de neuroimagen, con la finalidad de proporcionar un diagnóstico más preciso y personalizado a los pacientes. En particular, este software se engloba dentro de los sistemas de ayuda a la decisión clínica en el ámbito neurológico, pero con potenciales desarrollos en otras áreas.

Además, LINCbiotech también trabajará en el desarrollo de una tecnología para inducir una hipotermia focal al paciente tras un ictus que, segundo han comprobado en modelos experimentales en el laboratorio de neurociencias compostelano, es igual de efectiva para el paciente que la hipotermia sistémica, técnica empleada en la actualidad para disminuir las secuelas de un ictus grave. Según explica el responsable científico del proyecto, José Castillo, "a través de la aplicación de atrapadores del glutamato revertimos el efecto de la alta temperatura, ya que uno de los mecanismos del aumento de la temperatura es el aumento del glutamato".  Esta nueva técnica es también fruto de las investigaciones realizadas en el LINC, ya patentadas.

Esta semana fue presentada la nueva empresa en la sede del Laboratorio de Neurociencias Clínicas, en el Hospital Clínico de Santiago, por parte de la gerente de Xestión Integrada de Santiago, Eloína Núñez; José Castillo, director del LINC y director científico del IDIS; y de Carlos Sande, director de I+D y Proyectos de Conexiona. Posteriormente se trasladaron a una visita a la sede de la empresa, en Tecnópole.

Según la planificación proyectada, el inicio de la comercialización del software médico en España y Europa será a principios de 2019. El algoritmo ya fue testado en modelos de experimentación el pasado año, mientras que este año se está trabajando en el desarrollo y validación clínica en humanos.

Temperatura e ictus

El ictus es la segunda causa de muerte en el mundo. Cada 6 minutos el Ictus mata a una persona en España. Cada año, alrededor de 130.000 españoles sufre un ictus, siendo la segunda causa de mortalidad en España, la primera en mujeres. Según las estimaciones un tercio de los enfermos que sufre un ictus fallece y otro sufrirá discapacidad, lo que le impedirá valerse por sí mismo.

La temperatura corporal se considera un parámetro clínico clave y una ayuda al diagnóstico y pronóstico en el ictus, pero hasta ahora no existían técnicas no invasivas de medición. Conocer la temperatura cerebral permite iniciar tratamientos hipotérmicos, lo que permitirá una reducción del 10% de la mortalidad y en un 20% las secuelas.

En la actualidad, a los pacientes con un ictus grave se les puede someter a una hipotermia sistémica, que afecta a todo el cuerpo, método que presenta mala tolerancia y muchas complicaciones, ya que de hecho precisa inducir el coma a los pacientes.

Las nuevas técnicas presentadas hoy podrían ser útiles en otras patologías, ya que "el aumento de la temperatura –subraya el doctor Castillo– empeora todas las enfermedades cerebrales, porque cada grado de aumento de la temperatura en el cerebro incrementa un 20% sus necesidades metabólicas".