El proyecto de lucha biológica contra la avispa velutina gana el primer premio de la Galiciencia 2019

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

El proyecto de lucha biológica contra la avispa velutina desarrollado por estudiantes pontevedreses es el ganador absoluto de la Galiciencia 2019. La propuesta de Nuno Sinde y Pedro Fernández, del Colegio Internacional SEK-Atlántico de Poio, de combatir esta especie invasora usando hongos fue el mejor valorado por los 40 miembros del jurado entre los 50 proyectos que competían por el premio final, dotado con 1.000 euros para financiar su participación en otra feria científica de carácter estatal, la Exporecerca 2020 (Barcelona).

Durante los tres días que duró la primera edición de primavera de la Galiciencia pasaron por la exposición de proyectos y las actividades paralelas más de 2.000 visitantes. El evento estuvo organizado por Parque Tecnolóxico de Galicia-Tecnópole, con la colaboración de la Consellería de Economía, Empleo e Industria, el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt).

El proyecto merecedor del máximo galardón, entregado por el conselleiro de Economía, Francisco Conde, conquistó al jurado con una sofisticada presentación y un sorprendente abordaje para un problema que cada vez es más preocupante dentro y fuera de Galicia. El stand de Nuno y Pedro estuvo durante los tres últimos días protagonizado por un nido de avispa velutina y varias placas de cultivo que mostraban los resultados de su método. Partieron de la idea de buscar un agente natural para controlar la invasión de este insecto, procedente de Asia y que está destruyendo muchas colmenas en el norte de la Península Ibérica desde su llegada en el año 2005. El controlador natural testado con éxito por los alumnos es un hongo, el Cordyceps militaris, que, según comprobaron, puede inocularse en los nidos de las avispas y alimentarse de las quitinas de sus larvas, reduciéndose así su población y evitando el uso de insecticidas químicos. Los estudiantes proponen su uso en todo el sudoeste francés, el norte de España y el norte de Portugal, especialmente en sus zonas húmedas, que es donde la velutina se instaló gracias a una perfecta adaptación al clima atlántico europeo.

El segundo premio, dotado con 500 euros para asistir a la feria científica vasca homóloga de la Galiciencia, la Zientzia Azoka, correspondió al sistema de encendido inteligente para vehículos acoplado a un alcoholímetro, que evita que personas con una tasa superior a la permitida puedan conducir ebrias bloqueando automáticamente, y sin opción a manipularlo, el arrancado del motor. Bajo el nombre "Si bebes, no conduces", Pablo Páramo, del Colegio Maristas Santa María de Ourense, se propuso contribuir a paliar la causa mayoritaria de los accidentes de tráfico: el consumo de alcohol y drogas. Su invento incorpora un sensor que va directamente conectado al móvil del conductor y que, en caso de que la prueba de alcolemia dé positivo, le pregunta al usuario si quiere un taxi y lo llama de manera automática.

En tercer lugar quedó Iria González, del Campamento tecnológico T2W de Tecnópole. Esta estudiante ourensana demuestra que la aparente base de azar del programa de televisión "The Wall" es falsa. En este programa, se lanza una esfera en caída libre dentro de una máquina de más de 12 metros de altura para determinar la cantidad de dinero que el concursante recibirá. En teoría, es el azar el que decide dónde aterriza la esfera entre las 15 zonas de recepción que tiene asignada una suma de capital, pero Iria demuestra que las probabilidades de cada zona no son iguales y que estas varían según la zona de lanzamiento. La alumna recibió 200 euros para cubrir los gastos de su participación en el programa de actividades organizados por los Museos Científicos Coruñeses en la Semana de la Ciencia.

Menciones especiales

De manera complementaria, se entregaron varias menciones especiales por categorías. En la categoría especial de salud y buenos hábitos resultaron ganadores Roi Santos y Sofía Prieto, del Colegio SEK-Atlántico de Poio (Pontevedra). Su propuesta de una cadena de comida rápida saludable, orgánica y personalizada para cada cliente fue la mejor valorada entre los proyectos dedicados a la temática especial de esta Galiciencia. Health&So permite que tanto los pedidos como el pago se lleven a cabo a través de una aplicación móvil. El cliente crea un perfil introduciendo toda la información personal necesaria: altura, peso, alergias, intolerancias o cualquier otra necesidad médica, así como su dieta (si es vegetariano/a, vegano/a, etc.). A partir de esto, la aplicación crea y encarga un menú adecuado a sus necesidades nutricionales.

El proyecto de concienciación sobre la protección solar de Andrea Lage y Noa Fernández, del IES María Casar de Oleiros (A Coruña), se hizo con el reconocimiento a la mejor presentación y comunicación oral. Conscientes de los problemas de salud causados por la exposición al sol, las alumnas quisieron conocer qué percepción tiene la población y cuáles son sus hábitos de fotoprotección. De su investigación se desprende que es necesario difundir mejor las claves de un bronceado inteligente y concienciar de la peligrosidad de la exposición al sol fuera de playas y piscinas.

Como proyecto más innovador, fue premiado "ComunicaTEX", creado por María Buceta y María Seoane, del IES A Xunqueira II de Pontevedra. Su propuesta consiste en aplicar las utilidades de los wereables –nombre con el que se conocen los textiles con algún tipo de elemento electrónico incluido– como elementos de inclusión social. Las dos estudiantes crearon materiales e-textil capaces de ayudar a comunicarse a personas con diversidad funcional mediante sonidos y luces.

Por último, el estudio sobre la ecología y distribución de la donacilla cornea en la Ría de Aldán de alumnas del Colegio Alborada de Vigo fue distinguido por el método científico y proceso de investigación mejor definido. Sara Regades y Lucía Navarro decidieron investigar este bivalvo de las rías gallegas que casi no está estudiado y que en Andalucía estuvo a punto de desaparecer por su extracción indiscriminada. La donacilla no tiene interés comercial, pero sí valor ecológico por lo que representa en biodiversidad y funcionalidad en el ecosistema. Las alumnas recogieron muestras en la playa de Vilariño para obtener datos sobre sus tallas, fenotipos e índice de estabilización de la concha, etc.