Infinitus Rent se hace con la primera parcela de la ampliación de Tecnópole para construir una nave propia

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

Es de sobra conocido que en la provincia de Ourense hay más suelo empresarial que demanda por parte de las empresas y, de hecho, se calcula que en todo el territorio existen más de 270.000 metros cuadrados de suelo libre. El caso más llamativo es el de la Ciudad del Transporte. El terreno, situado junto al polígono de San Cibrao das Viñas, tiene aún por vender más de sesenta parcelas que ocupan una superficie de más de cien mil metros cuadrados.

El resto de suelo se reparte por toda la provincia, incluida la Tecnópole, donde hace ya más de un año –y en un intento de equiparar el precio del terreno con el de las zonas industriales colindantes– se rebajó al 50% el coste de los 37.000 metros cuadrados que estaban pendientes de ocupación en un recinto que cuenta con más de 200.000 de superficie total.

Eran, en total, cinco parcelas pendientes de ocupación de las que, hace unos meses, se ha vendido una, lo que supone sin duda un punto de inflexión en un recinto que lleva años sin nuevas edificaciones. La compradora ha sido Infinitus Rent, socia de Conexiona, empresa que nació en el mismo parque tecnológico hace algo más de diez años y que ocupa ahora mismo una de las oficinas del edificio Tecnópole I.

El incremento de actividad en los últimos meses, y las ventajosas condiciones que existen en estos momentos para acceder al suelo, han provocado que la firma haya decidido dar un salto cuantitativo y comprar terreno para edificar su propio edificio. “Lo que pretendemos es contar con instalaciones propias, y para ello hemos adquirido una parcela de dos mil metros cuadrados”, asegura José Antonio Losas, director de la firma tecnológica, que se ha especializado en domótica.

El terreno con el que se ha hecho esta compañía pertenece a la última ampliación del recinto. “Somos la primera empresa que se va a instalar en esa zona”, advierte Losas, que reconoce que el precio del terreno ha sido un factor muy favorable para decidirse a afrontar el paso. En estos momentos el coste se encuentra en 35 euros por metro cuadrado y existen además condiciones especiales para realizar los pagos, lo que aminora el fortísimo coste que suele tener para un negocio montar sus propias instalaciones.

Y aunque por ahora la empresa ourensana no tiene fecha para comenzar las obras de su futura sede, tienen claro que quieren apostar por su propia sede, en un momento en el que están abarcando muchos proyectos en distintos sectores, incluido el de la medicina.

Nuevas empresas

El hecho de que esta sea la primera construcción de una nave en parcela desde hace años no supone que no se hayan incorporado nuevas empresas a Tecnópole.

El parque, que en el año que acaba de finalizar ha cumplido 25 años de vida, ha superado en 2017 la barrera del centenar de negocios que tienen allí su sede. Las últimas incorporaciones ha sido en nidos para emprendedores, oficinas de alquiler y bajo la modalidad de domiciliación virtual, una fórmula que no implica la necesidad de ocupar metros cuadrados para las empresas, que sin embargo sí tienen acceso a los servicios que oferta el parque.

La domiciliación virtual se activó para dar acogida a proyectos de nueva creación que preparan su instalación en el parque empresarial o aquellas que no precisan un espacio estable pero quieren estar vinculadas a la Tecnópole. El coste de 95 euros al mes incluye el uso de las salas de reuniones y el acceso a servicios de soporte empresarial.

(Fuente: La Voz de Galicia y Tecnópole)