La empresa Agroamb queda finalista en la categoría de PYMEs de los Premios EMAS

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

La empresa lucense Agroamb, con sede en Tecnópole, ha logrado quedar finalista en la categoría de pequeñas empresas privadas de los Premios EMAS de Desarrollo Sostenible, que concede la Comisión Europea para reconocer las mejores iniciativas públicas y privadas en este ámbito.

La firma gallega logró situarse como la única aspirante española en esta modalidad tras haber superado varias fases de selección previas en las que tanto la Xunta de Galicia como el Ministerio para la Transición Ecológica escogieron a esta empresa, especializada en la valorización y gestión integral de residuos para la elaboración de fertilizantes órganico-minerales.

Una vez superadas estas dos cribas (la autonómica y la nacional), Agroamb también consiguió clasificarse entre las mejores consideradas en la fase europea, en la que competía con una organización de la misma categoría por cada país. Así, de entre todas las candidaturas presentadas, solo la austríaca BERNHARD AV GmbH (que finalmente se hizo con el galardón), la belga SCHMITZ Digital Printing sprl y la alemana Glöckner Natursteine, además de Agroamb, fueron seleccionadas.

Premios EMAS

Bajo el slogan ‘EMAS como motor de cambio’, la Comisión Europea ha reconocido en esta edición de 2019 las mejores prácticas de aquellas empresas que cuentan con la certificación EMAS, otorgada por la Unión Europea de acuerdo con su reglamentación propia en relación a los Sistemas de Gestión Ambiental.

En esta línea, el EMAS reconoce que las organizacións deben tener su propia responsabilidad a la hora de gestionar el impacto ambiental que generan con sus actividades, servicios o productos.

Se trata de una certificación distinta a la norma ISO 14001, con la que cuenta también Agroamb, y, de hecho, tiene algunos requisitos más estrictos que esta última, como la exigencia de una revisión ambiental antes de implantar el reglamento, verificada por un organismo externo o también la necesidad de cumplir todos los requisitos relevantes relacionados con el medio ambiente (la ISO 14001 solo exige el compromiso de cumplimiento).

(Fuente: Agroamb)