Una vacuna desarrollada en el CiQUS ya está lista para probarse en ratones

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

El equipo del CiQUS liderado por el investigador José Manuel Martínez Costas anunció que el proyecto de búsqueda de una vacuna frente al covid-19, iniciado el pasado 15 de abril, avanza “positivamente”, y ya está preparado para “iniciar las pruebas experimentales en ratones en el plazo de mes y medio, aproximadamente”. Con un método de trabajo desarrollado por el propio centro y patentado por la Universidade de Santiago de Compostela (USC), han podido obtener buenos resultados en márgenes de tiempo reducidos (un plazo de tres a cuatro semanas a partir del momento en que se reciben los reactivos) y a bajo coste.

“Nuestro sistema es muy rápido, tenemos varias modalidades de tecnología y una en concreto muy rápida con la que planeábamos sacar adelante este proyecto”, explica el investigador del CiQUS. La sorpresa para ellos fue que “nos salió todo bien a la primera” y “ya tenemos la vacuna lista para ensayar en animales”. Este proceso llevaría del orden de tres a cuatro meses.

Tres proteínas bajo estudio

En un principio, tal y como cuenta el doctor Martínez Costas, “nuestro preparado de vacuna estaba previsto para realizarse con tres proteínas diferentes, una de ellas que es muy difícil de obtener”. “Ahora mismo se venden casi todas las proteínas de coronavirus, se pueden obtener, pero esa no la vende nadie por su complicación”, apunta, y añade que, “en caso de que al final no hubiésemos podido contar con ella tampoco habría pasado nada, la vacuna se formaría igual, pero por suerte hace unos días conseguimos esa tercera composición”. “Fue motivo de gran alegría, ya que las otras las teníamos desde hace tiempo”, señala el científico.

De este modo, asegura que “hoy por hoy ya podríamos empezar a testar en animales, pero preferimos dejar un tiempo de margen para caracterizar bien este preparado y purificarlo”. Por ello, destaca que, pese a que “no hay todavía fecha exacta de inicio de las pruebas, calculamos que dentro de un mes y medio podríamos empezar a probar la vacuna en ratones”.

Requiere tiempo

Pese a esta buena noticia en el curso de la investigación, José Manuel Martínez Costas se muestra prudente, y considera que hasta que esté lista para ser comercializada en el mercado “tendrá que pasar mucho tiempo”, ya que que las pruebas en animales no solo se realizarían en ratones, acto seguido “habría que buscar un animal más próximo al ser humano, como algún tipo de macaco”. Finalmente, el último paso serían los “ensayos clínicos” en humanos, “si logramos financiación para ello”, sentencia.

Miembros del equipo

El equipo que ha logrado este hallazgo está integrado por dos grupos de investigación, uno perteneciente a la Universidade de Santiago de Compostela (USC) y otro al laboratorio de seguridad de Nivel 3 CISA de INIA en Madrid. En concreto, el equipo del CiQUS está dirigido por José Manuel Martínez Costas e integrado por Natalia Barreiro, Tomás Pose y Rebeca Menaya. El equipo madrileño está dirigido por Javier Ortego.

Financiación

Para poder continuar las sucesivas fases de la investigación e iniciar los ensayos preclínicos en macacos, el doctor Martínez Costas indica que se requiere de “más financiación”, algo que ya están buscando. Es decir, “aunque podemos producir muy rápido la vacuna, hasta que esta pueda aplicarse en la población será necesario más de un año”. Esto se debe a que los pasos deben seguirse exhaustivamente para comprobar la eficacia y también la seguridad de la misma, sin efectos secundarios nocivos.

Fuente: El Correo Gallego