La USC y la UDC se vuelcan en la investigación contra el coronavirus

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

En los meses de la pandemia, las universidades gallegas pusieron en marcha más de 150 propuestas de investigación en la procura de soluciones contra el coronavirus, y la mayoría de ellas seguirán desarrollándose en el curso 2020-21. Las universidades, las facultades, los centros de investigación y los departamentos universitarios se volcaron ante un desafío que amenaza el modo de vida de la sociedad en la que la comunidad científica se desarrolla.

Por tratarse de una amenaza sanitaria, lógicamente las áreas de la salud son las más involucradas. Pero no solo: la estadística, la computación, la geografía, la tecnología, la psicología, la educación... no hubo campo de investigación que permaneciese ajeno a las amenazas del covid-19.

El modelo matemático desarrollado en la Universidade de Santiago, en colaboración con la de Aveiro, para predecir la propagación del virus, se vio reforzado con otro proyecto desarrollado en la Universidade da Coruña, liderado por el profesor de Informática José A. Vilar y por el catedrático de Estadística Ricardo Cao —al frente del comité de matemáticos que asesoró al Gobierno sobre la pandemia— para crear herramientas que permitiesen anticiparse a su evolución.

Científicos en la vanguardia

La USC jugaba con ventaja en el campo de la investigación médica y la biotecnología, de ahí que tanto el Ciqus (Centro singular de investigación en química biológica y materiales moleculares) como el Cimus (Centro de investigación en medicina molecular y enfermedades crónicas) destacasen en la búsqueda de una vacuna que ponga fin a la crisis sanitaria. Al frente, científicos de sobra reconocidos como María José Alonso, Mabel Loza, Jesús Rodríguez Requena, J. M. Castro Tubío o José Martínez Costa, que lograron, para sus estudios, la financiación del Instituto Carlos III y de otros organismos internacionales que buscan el ansiado antídoto.

El hallazgo de fármacos eficaces centró también los esfuerzos de la comunidad científica, con valiosos trabajos como el de un grupo de investigadores de la UDC que crearon una herramienta web en la que se recogen medicamentos ya utilizados para otras patologías que pueden ser útiles también para paliar los efectos del coronavirus.

En las pruebas diagnósticas y en la búsqueda de la vacuna tiene también un papel primordial el Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago (IDIS), con José Castillo al frente. El rastreo del virus en las aguas residuales dio lugar a un proyecto de ámbito estatal al que se sumaron investigadores de las tres universidades gallegas, como Jesús López Romalde, David Polo, Germán Bou o Margarita Poza Domínguez.

Fuente: La Voz de Galicia