Un informe nuevo hace hincapié en la naturaleza colaborativa de la futura política de investigación de la UE

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

Un grupo de expertos establecido con motivo de las convocatorias regionales para 2010 del Séptimo Programa Marco (7PM) acaba de publicar un informe que recoge varias recomendaciones clave para el futuro de la política de la Unión Europea en materia de investigación.
 
Desde octubre de 2010, el Grupo de Expertos en Sinergias (SEG) -formado por especialistas, relatores y representantes del 7PM, el Programa Marco para la Innovación y la Competitividad (PIC) y los fondos de la política de cohesión- ha analizado la manera en que convendría armonizar dicha política en los principales programas marco y acciones europeas pertinentes.
 
Con la 'sinergia' como valor fundamental, el grupo de trabajo se propuso desarrollar 'sinergias en la práctica' para el actual período de programación y también estudiar la manera de mejorar en el futuro la investigación y el desarrollo (I+D). La labor de este grupo ha atendido también el futuro de dos acciones regionales amparadas en el 7PM: Regiones del conocimiento (RoK) y Potencial de investigación (REGPOT).
 
La filosofía que subyace al concepto de sinergia consiste fundamentalmente en unir los puntos para asegurar la armonización de las políticas y evitar su solapamiento. De esta manera se facilitará la consecución de los objetivos globales relativos a investigación recogidos en la Unión por la innovación y la estrategia Europa 2020. Dicha estrategia define la función clave de la investigación y el desarrollo tecnológico (IDT), la demostración y la innovación como motores más importantes de crecimiento.
 
En el informe referido, el grupo señala que las políticas de la Unión Europea en materia de innovación se encuentran fragmentadas y que la coordinación de la investigación y la innovación así como de las políticas de cohesión a nivel europeo, nacional y regional (tanto en cada nivel como entre los distintos niveles) no es óptima. Asimismo, los autores destacan la necesidad de estrategias comunes conforme a las orientaciones de Europa 2020 y también la falta de una estructura administrativa coherente e interactiva.
 
Otras deficiencias se encuentran en los aspectos de complementariedad, compatibilidad e interoperabilidad de las políticas y los programas, sobre todo en lo relativo a la dimensión regional de la política de investigación e innovación, y a la dimensión de la investigación y la innovación en la política regional. Otros aspectos destacados como mejorables son la falta de instrumentos encaminados a respaldar la puesta en común de fondos europeos y nacionales, y una comunicación, coordinación y cooperación deficientes entre agentes e interesados a todos los niveles.
 
El grupo recomienda asimismo un mejor aprovechamiento de los Fondos Estructurales en aras de la innovación en la contratación pública y los proyectos de demostración, brindando al mismo tiempo un mejor apoyo al logro del objetivo de 'crecimiento inteligente'. Además, recomiendan emplear el Fondo Social Europeo (FSE) para promover más sinergias entre los programas de educación e innovación otorgándole una mayor orientación hacia la innovación.
 
Un mensaje clave del informe del SEG era la necesidad de asegurar que el aspecto regional de la investigación se mantenga en lo más alto de la agenda política de la UE, un tema abordado también en otro informe, "Analysis and recommendations for the future evolution of the Research Potential Activity of the EU-EU FP7 Capacities Programme" ("Análisis y recomendaciones para la evolución futura de la acción 'Potencial de investigación' del Programa Capacidades del 7PM de la UE"). Éste recoge las conclusiones del "Expert Group on Research Potential Project Portfolio" (Grupo de expertos sobre la cartera de proyectos pertenecientes a 'Potencial de investigación'), establecido por la Comisión Europea para analizar el impacto de los proyectos relacionados con la acción 'Potencial de investigación'. A partir de estas conclusiones, los autores propusieron una serie de recomendaciones para la evolución futura del programa 'Potencial de investigación'.
 
Los proyectos amparados en este programa comenzaron en 2000 de conformidad con los propósitos de la Estrategia de Lisboa consistentes en convertir la UE en la economía basada en el conocimiento más competitiva y dinámica del mundo. El Espacio Europeo de Investigación (EEI) se creó para establecer vínculos entre las instituciones de investigación de toda la UE, mientras que los proyectos de 'Potencial de investigación' se diseñaron para incorporar estos nuevos propósitos en los programas marco de investigación de la UE ya existentes. Esta acción ha hecho posible que numerosos institutos de investigación aumenten su capacidad de IDT mediante la contratación de investigadores experimentados y muy cualificados y también ha facilitado la adquisición de equipo técnico puntero. El objetivo último era la integración de estas entidades de investigación en el EEI así como el aumento de su participación en proyectos del 7PM de la UE.
 
(Fuente: Cordis)