La tele del futuro es gallega... automática e inteligente

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

Con sus matices, la historia de Cinfo podría ser la de aquella pequeña aldea gala que le hacía la puñeta a Julio César. Al Imperio romano. La tecnológica gallega, especializada en la producción automática de vídeo y en los soportes de última generación, se ha hecho un hueco en tiempo récord en un mundo de gigantes: ese en el que habitan las plataformas digitales y los grandes consorcios multimedia de carácter global.

Sigue siendo una empresa pequeña, pero sus soluciones han despertado el interés no solo de los operadores y firmas del sector, sino también de los grandes fondos de inversión, ávidos de poner sus dineros en las compañías encargadas de pensar y diseñar el futuro. Todo indica que Cinfo podría ser una de ellas.

La firma coruñesa nació en su origen dentro de R. En julio del año pasado, tres de los directivos que habían pilotado esta división se la compraron a Euskaltel para emprender una aventura en solitario. En realidad, su apuesta había empezado en el 2015, antes de la compra de la operadora gallega por parte de la vasca Euskaltel, cuando desde la división de R se hicieron con varias patentes relacionadas con el vídeo automatizado y la inteligencia artificial (IA) desarrolladas en la Universidade da Coruña, y que previamente habían testado y validado.

Esas patentes consolidaron la apuesta empresarial de lo que hoy es Cinfo. De hecho, buena parte del equipo de la firma procede de las divisiones de la universidad que desarrollaron aquellas soluciones: ingenieros de vídeo, especialistas en IA... Pero, ¿qué es lo que hace exactamente la tecnológica gallega? Básicamente, vídeo en tiempo real totalmente automatizado, esto es, grabado con unas cámaras instaladas en un campo de fútbol, en un escenario o en una empresa y producido y editado con un software propio, por tanto, mucho más barato que la producción convencional.

La compañía coruñesa localizada en el edificio Citic de la UdC (allí dónde se crearon las citadas patentes) se ha especializado en tres mercados: el de la nueva televisión, el industrial y el educativo. Y en cada uno de ellos ha ido desarrollando proyectos, al extremo de que cerró el 2018 con unas ventas de 2,8 millones de euros.

La versatilidad de Cinfo, la capacidad de ofrecer productos altamente personalizados a sus clientes que incorporan además tecnologías de última generación (3D, realidad aumentada...), se ha convertido en uno de los pilares de su irrupción en el mercado, y una señal distintiva respecto de otros competidores.

Videoconferencia de trabajo con Tokio cada viernes

Cada viernes, el equipo directivo de Cinfo conecta por videoconferencia con Tokio. Al otro lado de la pantalla los espera Jesús Perezagua, el cuarto accionista de la tecnológica gallega. El que fue presidente de Fox Europa vive en la capital nipona y entró en la antigua división de R en el 2015 como inversor para hacerse con las valiosas patentes desarrolladas en el seno de la UdC. Y se quedó tras la venta. “Participa en el desarrollo de negocio y en el día a día de la empresa -explica Antonio del Corral, presidente de Cinfo-. Cada viernes analizamos las oportunidades comerciales porque tiene todos los contactos en el mundo de la televisión”.

Las avanzadas soluciones creadas por la firma coruñesa y este intenso trabajo comercial han tenido ya una repercusión directa en el balance de la compañía, que prevé cerrar el 2019 con unas ventas de 3,6 millones, que podrían llegar a los cuatro si se cierran algunas operaciones. Y es que Cinfo tiene ya cerrados o en negociaciones contratos en España, México, Japón, Colombia, Polonia, Honduras...

La empresa forma parte también de una de las UTEs que desarrollarán los proyectos piloto para la implantación de la tecnología 5G en España, impulsados por el Ministerio de Industria. En concreto, el programa en el que trabaja Cinfo se centrará en dos experiencias: por un lado, una retransmisión de un partido del Deportivo de La Coruña y, por otro, una emisión en tiempo real en Navantia de la construcción virtual de un buque.

(Fuente: La Voz de Galicia)