Técnica revolucionaria del CHUS que fulmina temblores en solo media hora

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

Una intervención no invasiva, aplicada en una zona del cerebro de apenas 3,5 milímetros, que dura solo media hora y en la que el paciente puede irse a casa de alta al día siguiente, se estrenará con el 2021 en el hospital Clínico Universitario de Santiago para enfermos que sufran temblores, muchos de ellos jóvenes. El jefe de Neurología del CHUS, el doctor José María Prieto, subraya que se convertirán en el primer servicio público de España en contar con el novedoso sistema HIFU, indicado principalmente en párkinson, aunque con grandes expectativas frente a otras enfermedades. Sanidade ha invertido en esta revolucionaria técnica 1,8 millones de euros.

Sobre en qué pacientes está indicado este novedoso sistema, el doctor Prieto explica que “principalmente será para aquellos con temblor, y en este sentido los que tienen párkinson podrían ser susceptibles de ser tratados con esta técnica”. Añade que los pacientes con temblor “suelen ser personas más jóvenes a las que este síntoma les genera una gran limitación en muchas actividades habituales e incluso profesionales”. Pone como ejemplo a aquellos que deben realizar maniobras delicadas que exigen precisión en los movimientos y para los que eliminarles el temblor “es fundamental en la mejora de su calidad de vida”.

En cuanto al posible uso del sistema High Intensive Focused Ultrasound en otro tipo de pacientes, el experto indica que actualmente no está aprobada su indicación en éstos por parte de las autoridades sanitarias, aunque expresa su confianza en que el futuro se puedan beneficiar de esta cirugía tan novedosa determinadas personas con epilepsia, en algunos tumores, en el temblor de esclerosis múltiple e incluso en algunos trastornos del comportamiento, si bien están en fase de investigación.

Sobre la técnica explica que “básicamente se trata de concentrar un haz de ultrasonidos de alta energía en una zona del cerebro que interviene en el control motor y que al funcionar de manera anómala genera el temblor. El resultado es producir una mínima lesión que se produce por calor y que mide unos 3-5 mm”. El proceso tiene una duración de entre 30 y 45 minutos y cuenta con la ventaja añadida de que el paciente se puede ir a su casa al día siguiente.

Fuente: El Correo Gallego