La seguridad del verano está en el aire (Aerocámaras)

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

Los drones han dejado de ser un juguete divertido para convertirse en una herramienta cada vez más útil y funcional. El número de concellos que los incorporan a sus planes de seguridad aumenta de forma paralela a las prestaciones de estas pequeñas máquinas voladoras, de fácil manejo, mínimo mantenimiento y múltiples aplicaciones.

Aerocámaras es una empresa de Pontevedra que se ha convertido en el referente nacional en el sector, tanto en formación de pilotos como en el suministro de aparatos. Habituales son ya sus colaboraciones anuales con la Consellería de Medio Rural para sobrevolar los montes en verano y alertar de posibles incendios, pero sus clientes más numerosos ahora son los concellos.

Jaime Pereira, CEO y fundador de la firma, explica que «hemos suministrado a policías locales, Guardia Civil y servicios de emergencias drones de todo tipo, porque son herramientas no tan caras como otras y mucho más útiles que otras que acaban en los garajes». Para avalar la versatilidad de estos aparatos, apunta que «un dron con cámara térmica y cámara con aumentos te sirve para multitud de servicios. Por eso nosotros les pedimos a los concellos que nos transmitan sus necesidades y a partir de ahí hacemos unas formaciones adaptadas, formándoles tanto en hardware como en software. Porque el dron es el mismo, pero el software es diferente y ahí es donde se le saca partido».

Aforo en las playas

En los dos últimos veranos pusieron sus drones a disposición de las administraciones para controlar los aforos en las playas a raíz de la pandemia. «Al principio sonaba a ciencia ficción, pero al final demostramos que era viable, práctico y útil», indica Pereira. Este año no será necesario este servicio, pero seguirán sobrevolando el litoral para vigilar los arenales, control de bañistas, riesgos en el mar... «Nosotros les hacemos a los concellos todo el suministro, la formación, el papeleo que necesitan para poder volar legalmente y les formamos; y a partir de ahí ellos ejecutan el servicio», apunta el empresario.

Fuente: Diario de Pontevedra