El sector de la madera se prepara para dar el salto

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

El vicepresidente segundo y conselleiro de Economía, Empresa e Innovación, Francisco Conde, destacó que la nueva Agenda de la Industria Forestal 2022-2024 nace de la concienciación colectiva de toda la cadena de valor del sector de la madera para lograr dar un salto de calidad en materia de competitividad, diversificación, sostenibilidad y formación.

En un encuentro con representantes del sector reconoció que este documento llega en el momento más oportuno porque nunca antes esta industria se había visto ante una oportunidad tan grande como la que supone una transición hacia una economía más verde, con todas las posibilidades que ofrece la madera.

La nueva agenda prevé llegar a movilizar, a través de la colaboración público-privada, 140M€ de inversión y beneficiar a 1700 personas. Tendrá como objetivo mejorar la cualificación profesional del capital humano a través de la formación, consolidar un ecosistema de innovación en torno al sector y con el Centro de Innovación y Servicios Tecnológicos de la madera como núcleo, valorizar la industria fomentando los nuevos usos de la madera y las nuevas vocaciones profesionales, y mejorar la competitividad, promoción y diversificación del sector.

En este marco, está previsto un programa de fomento del uso de la madera en la construcción, un plan integral de revitalización y recuperación de bosques de coníferas y el fomento de la digitalización. Haciendo un balance de la anterior agenda, el vicepresidente económico señaló que en 2021 se superaron los 9,9 millones de m³ de madera cortada, se alcanzaron los 2500M€ de facturación y aumentaron las construcciones ejemplares en madera y los nuevos productos de biomasa para uso industrial o para la construcción estructural como es el caso de CLT.

Finalmente, Conde reconoció que la silvicultura es un sector que contribuye a generar actividad industrial en la Galicia rural y, por tanto, a crear empleo y hacer más productivo el monte. Además de ofrecer una de las materias primas más importantes para la transición verde.

Fuente: El Correo Gallego