El sector agroalimentario gallego mira a la tercera edad

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

Dicen las estadísticas que en el año 2050 el 40% de la población española tendrá más de 65 años. Y, a pesar de que en todo el mundo se lanzaron en los últimos ejercicios más de dos mil productos destinados al público sénior, solo el 1% corresponde a industrias de nuestro país.

Con estas cifras en la mano, el Clúster Alimentario de Galicia decidió, hace unos años, poner en marcha el proyecto europeo Nutriage. Se trataba de elaborar una guía para dar información a los centros tecnológicos y empresas gallegas para que se incorporaran a este mercado.

La semana pasada se celebró una jornada para presentar los resultados del proyecto, entre ellos, dos nuevos productos en los que están trabajando CLUN y Queizúar en colaboración con el Aula de Productos Lácteos y Portomuíños, ayudado por el centro tecnológico de la asociación nacional de Fabricantes de Conservas (Anfaco).

Los productos pensados para el mercado de la tercera edad deben cumplir con una serie de características, que los técnicos del Clúster han recogido en una guía. En ella se habla, por ejemplo, de que este colectivo precisa de alimentos de fácil deglución, que les ofrezcan una elevada hidratación y que, además, puedan ser funcionales. «Buscan que se mejore su salud digestiva, su sistema inmune o su salud cognitiva», explicó Patricia Fraga, técnica de proyectos de innovación del Clúster.

«Se pueden hacer productos de toda la vida, pero dándoles un giro más saludable. Es el caso de los quesos sin lactosa, que ahora son ricos en proteínas, o de los vinos sin alcohol, que es algo que cada vez tendrá más demanda entre los mayores», añadió Rob Maxwell, gestor de proyectos de consumo.

Un médico y una nutricionista se encargaron de dejar claro que alimentación y salud van de la mano también en la tercera edad. «Todos los cambios que hagan en su alimentación van a mejorar su calidad de vida. La alimentación de los mayores puede ser un problema de alimentación pública que debe implicar a toda la sociedad», añadió el doctor Miguel A. Martínez, jefe de sección de Endocrinología.

Nuevos productos

En las jornadas se dieron también a conocer dos de los productos en los que están trabajando las empresas de la mano de los centros tecnológicos en el marco del proyecto Nutriage. El primero de ellos es una bebida hipocalórica elaborada con hidrolizado de proteína de suero fabricada por Queizúar, en colaboración con el Aula de Productos Lácteos. Está pensada para la población senior que puede presentar pérdida de masa muscular debido, en parte, a la reducción de consumo de alimentos proteicos. Es un producto de alta digestibilidad, hipercalórico, hiperproteico y que aporta calcio y vitamina. Todavía está en fase de desarrollo. Lo mismo le sucede al yogur natural enriquecido con Omega3 que están diseñando en las Cooperativas Lácteas Unidas (CLUN). Parte de la leche Unicla y está enriquecido con Omega 3 por lo que ayuda a reducir los niveles de grasa en sangre, contribuye a prevenir las alteraciones cardiovasculares y es beneficioso para reducir la presión arterial.

También Portomuíños, empresa especializada en la recolección y comercialización de algas, está trabajando en dos proyectos, en este caso, de la mano de Anfaco. El primero de ellos es un puding de gelatina de frambuesa, que está enriquecido con aceite de hígado de bacalao y dos tipos de algas, lithothamium y nori. El otro es un arroz con leche enriquecido también con aceite de hígado de bacalao y lithothamium. «Tiene un 30 % más de vitamina D», explica una de las investigadoras. Anfaco está trabajando, además, en otros proyectos que, aplicando la biotecnología y otros novedosos procedimientos, permiten enriquecer alimentos tan tradicionales como los vegetales.

Todos estos productos están todavía en fase de elaboración. Les faltan sus nombres comerciales y hasta el embalaje. Pero no sería extraño que, a lo largo de los próximos meses, se pudieran encontrar ya en los mercados. La tercera edad está demostrando ser un gran nicho de mercado y las empresas agroalimentarias no obviarán esta circunstancia.

(Fuente: La Voz de Galicia)