El salvavidas de delfines varados gana el primer premio de la Galiciencia 2017

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Próximos Eventos

El dispositivo salvavidas de delfines varados diseñado por dos estudiantes vigueses fue el ganador absoluto de la Galiciencia 2017. El sistema desarrollado por Carlos Fole, Jaime Alonso, Miguel Herranz y Mateo Martínez del Colegio Montecastelo de Vigo fue el mejor valorado por el jurado entre los 50 proyectos que competían por el premio final, dotado con 1.000 euros para financiar su participación en otra feria científica de carácter estatal, la Exporecerca 2018 (Barcelona).

Durante los tres días que duró la Galiciencia pasaron por la exposición de proyectos y las actividades paralelas más de 2.000 visitantes. El evento estuvo organizado por Parque Tecnolóxico de Galicia-Tecnópole, con la colaboración de la Consellería de Economía, Emprego e Industria y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt).

El innovador dispositivo merecedor del máximo galardón tiene como principal objetivo minimizar el varamiento de delfines en las costas gallegas, pero también permite hacer un seguimiento de los ejemplares que transitan por nuestro litoral y registrar así sus rutas más habituales. Los alumnos, que bautizaron su invento con el nombre de SISEDE (Sistema de Seguimiento de Delfines), programaron un hidrófono para sumergirlo en el mar de manera que, mediante la captación del sonido que emiten los delfines, permita seguirlos y emitir alertas a la Coordinadora para el Estudio de los Mamíferos Marinos (CEMMA) y al 112 cuando se detecte que entran en zonas de peligro de varamiento. Además, desarrollaron una aplicación móvil para que cualquiera pueda fotografiar un avistamiento de delfines o incluso un varamiento y enviar la imagen con los datos de situación. Todo esto permitirá, además de salvar la vida de muchos delfines, trazar mapas de tránsito de estos cetáceos en nuestras costas o en cualquier otra en la que se utilice el sistema, con el objetivo de restringir el tráfico marítimo en estas zonas concretas.

El segundo premio, dotado con 500 euros para asistir a la feria científica vasca homóloga de la Galiciencia, le correspondió al estudio de Martín Ansia y Miguel Rodríguez, de las Aulas Tecnópole, sobre los metales de sacrificio, utilizados para proteger contra la corrosión las estructuras metálicas al aire libre, como los bancos de los parques. El equipo cubrió 18 placas de hierro con tres metales de sacrificio (magnesio, aluminio y cobre) y las recubrió con un ácido de PH alto. Con el paso de los días descubrieron que el que mejor protege es el magnesio. A partir de él, crearon un líquido protector anticorrosión que pusieron a prueba con éxito sobre piezas del mobiliario urbano de Ourense, con la ventaja añadida de que es más económico que los que se pueden encontrar en el mercado.

En tercer lugar quedaron Arnau Visuña y Adrián Aira, del CPI Poeta Uxío Novoneyra (Seoane do Courel, Lugo), que se propusieron conocer a fondo la población de mariposas en la aldea de Froxán, comparando su biodiversidad en dos hábitats diferentes. El equipo tomó muestras durante un año, desde septiembre de 2016 hasta septiembre de 2017, de las mariposas diurnas de un ecosistema de bosque mixto (alcornoques y castaños) y de una zona de prados sin riego. El muestreo se realizó a lo largo de un trayecto de 430 metros, fotografiando todos los individuos encontrados en ellos, y la conclusión fue que la biodiversidad es ligeramente mayor en el bosque que en los prados sin riego. El equipo recibió 200 euros para cubrir los gastos de su participación en el programa de actividades organizados por los Museos Científicos Coruñeses con motivo de la Semana de la Ciencia.

Menciones especiales

De manera complementaria, se entregaron varias menciones especiales por categorías. La radiografía de un cigarro de Ángela Reboredo y Andrea García, del IES Aller Ulloa de Lalín, fue reconocida como el proyecto con una mejor presentación y comunicación oral. Las estudiantes investigaron los efectos sobre la salud de todas las substancias que componen un cigarro y averiguaron que la capacidad del tabaco para generar dependencia se debe a la nicotina, que activa funciones cerebrales en el sistema placer-recompensa del cerebro. Bien documentadas sobre la dependencia, la tolerancia y el síndrome de abstinencia, se aplicaron durante toda la Galiciencia en concienciar a los visitantes sobre los efectos perjudiciales del tabaco, ayudadas por un artilugio construido por ellas que simula el efecto pernicioso del humo en los pulmones.

Como proyecto más innovador, fue premiado el invernadero con autorriego de agua de mar, de Laura Costas e Inés Castro del Colegio Alborada de Vigo. La maqueta que las alumnas llevaron a la Galiciencia conquistó al jurado en un momento especialmente marcado por la amenaza de la sequía. El prototipo, con forma de piscina cubierta, sitúa los cultivos en una plataforma encima de la cubeta inferior a la que llega el agua de mar. La evaporación del agua mediante el efecto invernadero provoca la pérdida de su salinidad y garantiza la humedad necesaria para que los cultivos vayan adelante, como comprobaron las estudiantes con plantas de haba, lenteja, rúcula y perejil.

El proyecto de modificación genética de un hongo desarrollado por Carlos Casquero y Santiago Janeiro, del Colegio Internacional SEK-Atlántico de Poio (Pontevedra), fue distinguido por el método científico y proceso de investigación mejor definido. Mediante rayos ultravioleta tipo C, sometieron el hongo Pleurotus Ostreatus a variaciones genéticas, con el objetivo de provocar grados de crecimiento y desarrollo distintos. Para realizar este proyecto se decidió dividir el hongo en tres grupos: uno que no fue expuesto a rayos ultravioleta, otro que fue expuesto durante 1 hora y otro que se expuso 2 horas. El crecimiento de los hongos presenta diferencias muy notables, de manera que los más expuestos a los rayos ultravioleta proliferaron más.

(Fuente: Tecnópole)