Rozas ofrece a científicos y empresas vuelos gratis para investigaciones

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Las Plataformas Aéreas de Investigación (PAI), del Inta, que tienen su base en el CIAR de Rozas (Lugo) y que están compuestas por tres aeronaves con soporte complementario en tierra, han abierto un proceso de selección para apoyar proyectos de investigación que requieran recogida de datos en vuelo.

“Investigaciones de altura”, que tendrá coste cero para el usuario, está abierto a estudiantes, investigadores, centros de investigación o empresas que pretendan desarrollar estudios con datos obtenidos desde la atmósfera terrestre. El objetivo de esta iniciativa, según las bases es “incentivar la creación de nuevas vocaciones en la investigación aeroportada”.

Las PAI ofrecen tres vuelos gratuitos en los que participarán los proyectos seleccionados por un tribunal que preside Bartolomé Marqués Balaguer, subdirector general de sistemas aeronáuticos del Instituto Nacional de Tecnología Aeroespacial. La propuesta incluye también la instalación y calibración de los equipos propios del INTA, asesoramiento técnico, logístico y científico y las pruebas en tierra y en vuelo necesarias para el desarrollo de la campaña. El plazo para la presentación de solicitudes finaliza el 30 de julio.

En un año, en el aire

Las propuestas ganadoras se harán públicas el 20 de septiembre. Los vuelos para la recogida de datos que se incorporarán a las investigaciones confían en poder realizarlos en el próximo año.

Las PAI del Centro de Investigación Aeronáutica de Rozas cuenta con tres aviones de investigación, uno de ellos habilitado específicamente para investigación atmosférica, que realizó varias campañas en el aeródromo lucense. Cada vuelo de esta aeronave para comprobaciones sobre el terreno supone un coste de 9.000 euros de media.

Una de estas campañas fue para el proyecto Micras, una misión científica que estudia los virus y las bacterias que se mueven en el aire, las plagas que se pueden extender a través de la troposfera y el propio ADN de las nubes. Otra fue Meteorisk, desarrollado conjuntamente con la Universidad de León. Las plataformas aéreas han realizado campañas relacionadas con la física de la atmósfera para estudiar la formación de hielo, nubes, aerosoles, radiación o cenizas volcánicas. También trabajaron en teledetección para la observación de la tierra o para la elaboración de mapas térmicos. Efectuaron asimismo vuelos para el desarrollo de equipos e instrumentos, ensayos de prototipos de instrumentación.

El jurado en este caso está abierto a otro tipo de propuestas, relacionadas con cualquier rama de la ciencia o de la técnica, según especifica la convocatoria.

(Fuente: La Voz de Galicia)