Un robot gallego ayudará a la recuperación de pacientes con daño cerebral

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento
Un consorcio de empresas e instituciones gallegas ha desarrollado un prototipo de robot consistente en un brazo robótico que se ensambla al brazo de pacientes con daño cerebral para, mediante un sistema de realidad virtual, asistirles en sus déficits motores y permitirles realizar ejercicios cotidianos, además de hacer el seguimiento de sus progresos.

Este proyecto, “Recupera”, se basa en que el paciente sigue los movimientos a través de un monitor y, con un sistema inmersivo de realidad virtual, se sitúa en escenarios ficticios o habituales para mejorar su autonomía personal. Así, el usuario intenta realizar virtualmente una actividad concreta, como cocinar o asearse, y el robot le asiste cuando es necesario para completar sus movimientos.

Esta iniciativa está liderada por la empresa del sector TIC Balidea, en colaboración con el Hospital Povisa, Aimen Centro Tecnológico, y las empresas DGH, i3Te y Ficción; cuenta con un presupuesto de 1,33 millones de euros y un plazo de desarrollo de 34 meses.

La terapia robótica ofrecerá al paciente una serie de ventajas respecto a la terapia convencional, como el hecho de que permite llevar a cabo muchas repeticiones de movimientos -que son las base del aprendizaje- sin errores y sin fatiga, y permitiendo alargar los entrenamientos sin necesitar la participación directa del terapeuta. También presenta algunas dificultades, como la de reproducir con exactitud los complejos movimientos fisiológicos humanos.

El proyecto cuenta con un presupuesto de 1,33 millones de euros aportados por la Axencia Galega de Innovación (GAIN) en el marco del programa ConectaPEME 2016, subvencionado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), y será desarrollado durante 34 meses. A lo largo del próximo año se irá perfeccionando el prototipo, y se espera que en 2018 se instale en Povisa para llevar a cabo su validación clínica. Una vez validado, pasará a formar parte de los gimnasios de rehabilitación, donde completará la labor de fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales para favorecer la recuperación neurológica.

(Fuente: Innovamás)