Una de las referentes del programa Ciencia y Tecnología en Femenino de Tecnópole firmó con el Nobel de Química

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

Hace un par de semanas que Marta Otero Leal, física del Laboratorio Oficial de Metroloxía de Galicia, con sede en Ourense, engrosó su currículo con un mérito de hace 13 años. Esta científica, que participó recientemente como referente en el programa Ciencia y Tecnología en Femenino de Tecnópole, firmó en 2006 un artículo con John B. Goodenough, el estadounidense al que la Real Academia de Ciencias de Suecia concedió a principios de octubre el Nobel de Química como uno de los padres de la batería de iones de litio.

"Para mí es todo un honor firmar con él, porque además yo estaba empezando mi carrera cuando realicé el artículo científico. Yo siempre decía que algún día él sería el Nobel de Química por las baterías de litio. Y mira, se lo han dado ahora con 97 años", cuenta la física. De hecho, Goodenough, nacido en 1922, se convierte en la persona más longeva que recibe uno de estos sonados galardones.

Marta Otero Leal estudió Física en la Universidad de Santiago de Compostela. “Cuando terminé la carrera quería saber lo que se hace en investigación, así que empecé la tesis, que me dirigió Pepe Rivas. Francisco Rivadulla era la persona que me coordinaba el trabajo y en ese momento él acaba de venir de Austin de una estancia. Yo acabé haciendo muestras en el laboratorio que dieron lugar a ese artículo científico, eran las muestras para mi tesis y él le llevó los resultados a Goodenough a Estados Unidos. El artículo lo teníamos medio redactado y Rivadulla le enseñó los resultados y a él ya le sonaban algunas cosas. Por tanto, él fue el que nos abrió la línea de por dónde estábamos trabajando y su conocimiento fue el que dio lugar a que el artículo esté en una de las revistas de mayor impacto en el área", explica. El artículo está publicado en la "Physical Review Letters", de la American Physical Society.

El artículo científico "analiza propiedades físicas para aplicarlas a la industria", señala Marta Otero Leal. Precisamente su trabajo en el Laboratorio Oficial de Metroloxía de Galicia está relacionado con la industria. Integrado en la Dirección Xeral de Enerxía e Minas de la Consellería de Economía e Industria, apoya a las empresas en actividades relacionadas con las mediciones y calibraciones, instrumentos que una industria necesita en sus procesos productivos para asegurar su calidad. Esta física se integra en el area de Temperatura y Humedad Relativa del laboratorio.

Mujeres en la ciencia

"Es un centro muy desconocido. Y hay todo tipo de empresas que necesitan de este servicio, desde farmacéuticas, automoción, alimentación…", reivindica Otero Leal. Otra reivindicación es la del valor de los artículos científicos. "La sociedad no reconoce tanto un artículo de este tipo". Admite que desde las universidades y los centros de conocimiento "se podría hacer bastante más divulgación". Y una última reivindicación: más mujeres en la ciencia. "Yo les diría a esas niñas que les gusta, que sigan. A mí me gustaban las matemáticas de pequeña, pero Mondoñedo no era una gran ciudad en la que hubiese vocación científica. En los últimos cursos empezó a gustarme la física y seguí adelante. Hay que abrir la mente a los jóvenes".

(Fuente: La Región)