La pulsera DataCovid avisa en el momento si hay un cambio de temperatura corporal, algo importante para evitar contagios

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

Creada en 2017, la compañía de base tecnológica Perfect Numbers responde a la creciente demanda de soluciones orientadas a la industria 4.0 basadas en big data e internet de las cosas -IoT- es decir, la interconexión de personas, procesos y dispositivos a través de la red. Desarrolla una amplia gama de soluciones destinadas a monitorizar máquinas y procesos en tiempo real, acercando la información a los órganos decisores de las empresas. Los datos recogidos son subidos a servidores en la nube, pudiendo acceder a la información en todo momento.

El primer prototipo, Datalact, surgió en respuesta a la demanda de una granja láctea interesada en controlar la temperatura de su tanque de refrigeración de leche. El innovador sistema llamó enseguida la atención en el sector y sus artífices vieron clara la oportunidad de negocio. Con el apoyo de diversas aceleradoras, nacerían soluciones para la industria cervecera, el abastecimiento de agua o el monitoreo de fugas de aire comprimido, entre otras. Ubicada en Vilalba (Lugo), la propuesta de valor social de Perfect Numbers pasa por facilitar la incorporación laboral de los jóvenes universitarios y contribuir a fijar población en el rural.

La empresa fue una de las 20 pymes seleccionadas para el programa Connect-19, la aceleradora de empresas especializada en la comercialización de soluciones innovadoras frente al impacto de la COVID-19, impulsada por la Xunta y Tecnópole. El producto que desarrollaron, Datacovid-19, recoge constantes de salud a través de un ponible o wearable, en este caso un reloj inteligente o smartwatch.

El CEO de la firma, Gonzalo Abuín, señala que como punto de partida pensaron en la temperatura corporal, frecuencia cardíaca, presión arterial y saturación de oxígeno en sangre. “La idea surgió porque un colaborador nos pidió poder monitorizar la temperatura de su plantilla de técnicos, que hacían instalaciones en edificios. Inicialmente pensamos en diseñar nuestra propia pulsera corporal, pero por costes y plazos decidimos utilizar un reloj inteligente del mercado, que tuviera la función de registrar la temperatura corporal. Nuestra diferenciación está en el tratamiento de los datos, porque al registrarlos directamente en nuestros servidores los tratamos en tiempo real, generando alarmas y actuando con premura para prevenir. Es lo que puede marcar la diferencia entre propagar el virus o no” -explica-.

Las tecnologías empleadas por la empresa son plenamente innovadoras: internet de las cosas, big data e inteligencia artificial. La idea es que con la información almacenada, el sistema aprenda de sí mismo y llegue a generar patrones que permitan predecir cambios en las constantes vitales, y de este modo predecir contagios.

El precio no es una barrera porque se trata de una solución low cost en modelo SaaS -software como servicio-, donde el cliente solo paga un pequeño importe por el uso de la aplicación sin desembolsar una cantidad inicial. “Pensamos que puede ser un producto atractivo en el sector sanitario, el cuidado a personas, la teleasistencia, los centros educativos, además de la ciudadanía en general” -indican desde la firma-.

Fuente: Tecnópole