PSA encarga a Vigo su estrategia de I+D para el "coche conectado" y la nueva tecnología 5G

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

Vigo dejará su huella en el nuevo lenguaje de los coches. El Grupo PSA ha puesto al vigués Antonio Fernández Barciela al frente de su Programa de I+D de "Vehículo Conectado", cuyo objetivo es desarrollar los sistemas de comunicación directa (C-V2X) con el que los automóviles pueden intercambiar información en marcha entre sí y con las infraestructuras de ruta. Esta nueva tecnología está directamente relacionada con la implantación del 5G y es clave para que los vehículos autónomos puedan circular por la carretera.

Fernández Barciela forma parte del equipo de Sistemas de PSA, una división transversal de la multinacional automovilística y pese a estar en Vigo no depende de la dirección industrial del polo ibérico (Frédéric Puech), según ha podido saber este periódico. El Programa de I+D de Vehículo Conectado desarrolla la conectividad de los coches con las infraestructuras viarias, ya sean señales de tráfico o centralitas de gestión de la Dirección General de Tráfico (DGT), y entre los propios automóviles, con el objetivo de mejorar la seguridad vial, la eficiencia del tráfico y la autonomía.

Esta tecnología de comunicación directa, ya está disponible en algunos modelos de gama alta -como el DS7 Crossback-, tiene múltiples aplicaciones prácticas. Por ejemplo, si un vehículo sufre una avería, el propio sistema es capaz de informar al resto del problema -evitando así posibles accidentes- y a las autoridades de tráfico para su auxilio. También sirve para alertar de peatones u obstáculos en la carretera y del propio estado de la circulación (atascos, etc.). En esta carrera por la mejor conectividad, el siguiente paso, que es crucial para la introducción de la conducción autónoma -que precisa una comunicación constante y de calidad con las infraestructuras y el resto de vehículos-, es la introducción de la tecnología 5G.

Uno de los problemas del coche conectado es el lenguaje que utilizará cada marca. En este caso PSA ha decidido asociarse con Ford y BMW -los tres OEM forman parte de la 5G Automotive Association- y con las empresas Qualcomm y Savari para mejorar la interoperabilidad entre sus vehículos. Fernández Barciela participa en este proyecto que tutela directamente Carla Gohin, vicepresidenta de Investigación e Ingeniería Avanzada del Grupo PSA, y que ha visitado la planta de Vigo y el Centro Tecnológico de la Automoción de Galicia (CTAG) de Porriño en varias ocasiones. El pasado julio, las cinco compañías realizaron en París la primera demostración europea de esa interoperabilidad entre turismos, motocicletas e infraestructuras.

Se expusieron los beneficios de seguridad vial y eficiencia del tráfico al usar C-V2X para evitar colisiones entre vehículos (V2V), así como la conectividad de "vehículo a infraestructura (V2I)", señales de tráfico y centros de gestión de tráfico (TMC). C-V2X fue operado utilizando comunicaciones directas en tiempo real sobre el espectro para "Sistemas Inteligentes de Transporte (ITS)". En total fueron seis demostraciones: luz de freno electrónico de emergencia, aviso de colisión interseccional, aviso de riesgo de colisión por giro de tráfico, aviso de vehículo lento y de vehículo estacionario, fase de señal y advertencia de infracción de señal/tiempo y usuario de carretera vulnerable (peatonal).

Barciela, que es tutor en la Business Factory Auto (BFA), la aceleradora de empresas de automoción, ha colaborado en otros proyectos como el Car Easy Apps de PSA, un ecosistema de aplicaciones que interactúan de forma segura con el coche y que ofrecen nuevos servicios y funciones -empezó a comercializarse este año con el 508-, en el que participan Imatia, Altia, CTAG, Gradiant y Continental.

(Fuente: Faro de Vigo)