Proyecto para impulsar drones cada vez más autónomos y con menos control remoto

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

El futuro en Galicia a vista de dron. Estos pequeños vehículos aéreos sin tripulantes han llegado al sector tecnológico para quedarse, con lo que parece prioritario elaborar fórmulas seguras para su circulación y utilidades. Con esta premisa, el Instituto Tecnológico de Galicia presentó, junto a Star Defense Logistics & Engineering (SDLE), la Unidad Mixta de Investigación Fastfly 2035. El proyecto, impulsado por la Xunta, desarrolla la inteligencia artificial, la robótica, la electrónica y las comunicaciones con el objetivo de optimizar la seguridad y la viabilidad de las operaciones con drones.

La principal diferencia estriba en el control de los drones. Hasta ahora, este control se establecía de forma remota. El objetivo del proyecto Fastfly 2035 es, precisamente, facilitar la programación de los vuelos de drones para mejorar su autonomía, con lo que los vuelos se efectuarán sin ningún tipo de asistencia.

Además de la mejora de la autonomía de estos dispositivos, la iniciativa centrará sus esfuerzos en la mejora de los puntos de recarga, aterrizaje y comprobación autónomos, que se distribuirán en distintas ubicaciones de un recorrido específico. Gracias a la inteligencia artificial, el aparato podrá identificar y tomar tierra con más precisión si se produce algún incidente durante el vuelo.

Otro de los puntos en los que Fastfly 2035 busca avanzar en lo relativo a esta tecnología es la gestión de la energía de los drones, para lo que ensayarán sistemas que, además de baterías de litio, incorporen pilas de hidrógeno, lo que supondrá depender menos de los nidos de recarga, menos ruido y menos emisiones. La integración controlada de los drones en el espacio aéreo es otro de los puntos clave para evolucionar en el sector.

La iniciativa, que tiene un plan de desarrollo con visión a 2035, y un presupuesto de 4 millones, cuenta con un equipo de trabajo de 17 investigadores. Sus impulsores estiman que puede aumentar el número de operaciones diarias de un dron, así como los servicios que puede ofrecer en los ámbitos de las emergencias, la vigilancia o la protección de incendios.

Fuente: Faro de Vigo