El proyecto “Baby safety” de Aulas Tecnópole sigue acumulando premios en ferias de ciencia estatales

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

El proyecto “Baby safety”, desarrollado en las Aulas Tecnópole por Iria Ollero, sigue acumulando premios en ferias de ciencia estatales. Tras haber sido reconocido en la Exporecerca catalana como el favorito entre los participantes, el pasado fin de semana se hizo con el primer premio en los Premios Don Bosco, en Zaragoza.

Además, Iria había ganado también con este proyecto en 2018 el primer premio en la feria Open Science de Cambre (A Coruña) en la categoría de Bachillerato, lo que le permitió llevar su innovador dispositivo a la ZienziaAtzoca, celebrada en Euskadi.

El "Baby safety" es un sofisticado dispositivo para la prevención de la muerte súbita del lactante. A partir de los parámetros indicados por los pediatras, Iria diseñó cuatro dispositivos que permiten controlar los factores de mayor riesgo. Dos de ellos monitorizan la posición del bebé en la cuna mediante unos sensores de presión y una cámara de IR, otro controla de manera simultánea la temperatura de la habitación y del bebé y un cuarto sistema consiste en un body que mide las pulsaciones del lactante mientras duerme. Cuando alguno de los sensores registra una situación de riesgo, se activa una alarma sonora que avisa a los padres de manera inmediata.

Creatividad e ilusión

Juan Bosco, director de los premios, los calificó como "un clásico en toda España, sobre todo en FP" y "una experiencia" de creatividad e ilusión para sacar adelante los proyectos de investigación.

Entre los doce premios que se entregaron en el área de investigación en Ciencias de la Salud, además del Baby Safety fue premiado un guante sensorial musical que sirve para integrar a personas con síndrome de Rett en el mundo musical e integra a un musicoterapeuta y un compositor para desarrollar el proyecto. Por su parte, el Ministerio de Defensa otorgó su premio al Colegio Los Boscos de Logroño con un sistema de control que rompe las limitaciones físicas y técnicas, similar a la realidad virtual avanzada.

(Fuente: Herando de Aragón y Tecnópole)