Pescanova quiere convertir a Galicia en referente mundial en I+D en acuicultura

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

“Innovación” es un vocablo que está en el ADN de Nueva Pescanova. Y “acuicultura” también, por más que la pesca extractiva haya sido la madre que parió a la compañía con sede en Chapela y el ámbito en la que esta creció y alcanzó la dimensión multinacional que la caracteriza.

De hecho, en la cría de especies no es neófita. Se introdujo en los ochenta, veinte años después de la fundación de la empresa, y hoy constituye uno de sus principales pilares de actividad, con cultivos de rodaballo (Galicia), langostino vannamei (Guatemala, Honduras, Nicaragua y Ecuador) y tilapia (Brasil), aparte de un pasado en el que hubo cría de salmón y trucha en Chile, langostino japónicus en Huelva y crustáceos en Argentina.

Por más que los ancestros de la compañía estén en la pesca extractiva, con la producción de esta estabilizada, Nueva Pescanova tiene claro que es la acuicultura la única vía para poder atender la creciente demanda de proteínas marinas.

Por eso ya en el plan estratégico que marcó el rumbo a la Nueva Pescanova tras el concurso de acreedores se incluyó la apuesta por los centros de investigación en este campo. Porque esa responsabilidad no puede quedar en el «terreno del arte», sino que requiere “desarrollos tecnológicos y procesos robustos que aseguren producciones sostenibles”, aseguró Juanjo de la Cerda, director corporativo de I+D, Calidad y Sostenibilidad del grupo Nuevo Pescanova, en ForoAcui, el Foro dos Recursos Mariños celebrado en O Grove.

Precisamente el lugar en el que estará emplazado ese Pescanova BioMarine Center, que ya quedó registrado con tinta en el plan estratégico que la compañía presentó nada más levantarse del traspiés del concurso de acreedores.

Primero de España

Nueva Pescanova invertirá 4,5 millones de euros en habilitar los 4.000 metros cuadrados que antes dedicaba al cultivo de rodaballo -140 toneladas al año- para poner en funcionamiento el que será el primer centro tecnológico de acuicultura privado de España y uno de los mayores de Europa.

Pescanova cuenta con importantes desarrollos tecnológicos para la producción de alevines y reducción de los costes, programas de mejora genética, experiencias en cultivos extensivos, de agua dulce y en tanques, un valor de marca importante...

Con todo eso en la maleta, el año que viene se mudará a su nueva casa de O Grove. A un edificio que quiere compartir, abrirlo a todos los operadores, para mejorar los cultivos actuales, avanzar en los planos genético, nutricional, de manejo de cultivo y salud, e investigar en nuevas especies. Eso sí, con la mirada siempre puesta en el consumidor y en el mercado, como bien manda la open innovation (innovación abierta) que regirá el Pescanova BioMarine Center.

(Fuente: La Voz de Galicia)