Ouvir se desarrolla en la Preincubadora Tecnópole-Uvigo con su oferta de servicios de apoyo a personas con diversidad funcional

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

De la necesidad de valorar la diversidad funcional humana surgió el proyecto Ouvir. Su promotora, Estefanía Estévez Cacheiro, había estudiado Educación Social en el campus de Ourense y tras completar un máster en intervención en discapacidad y dependencia, decidió apostar por su idea de negocio.

Y para ello aprovechó la convocatoria del año 2017 de los premios Incuvi-Emprende, que fomentan el emprendimiento entre los estudiantes universitarios. “No me había planteado como tal el hecho de ser emprendedora hasta que vi la convocatoria”, cuenta Estefanía, que había ya estado trabajando como educadora social. “En ese tiempo me habían ido surgiendo nuevas inquietudes profesionales, con expectativas de mejorar mi futuro laboral a medio o largo plazo con un proyecto propio, y cuando conocí la convocatoria no lo dudé, porque entendí que era mi oportunidad”, reconoce, advirtiendo además que el premio para los ganadores le resultaba “tentador”.

Resultó que su propuesta fue seleccionada y Estefanía pudo instalarse en un nido de la Tecnópole, para arrancar su idea, Ouvir. “Es un proyecto social, que surge de la necesidad de valorar la diversidad funcional humana, tanto en el aspecto físico, como en el sensorial o cognitivo, garantizando el ejercicio de los derechos que todo ser humano tiene de decidir cómo quiere participar en asuntos como el acceso al empleo, la educación, el ocio, o el uso de la comunidad. En resumen, elegir cómo queremos construirnos nuestra vida de modo independiente”, explica.

En su opinión, proyectos como el suyo promueven un modelo de intervención más social, y no centrado solo en lo sanitario. “Se insiste en escuchar las demandas de las personas y no hablar por ellas, sino respetar que sean motores de su propia vida. En una sociedad multiétnica, multirreligiosa y multicultural, la multidiversidad debe tener su espacio de calidad”, asegura Estefanía.

Del proyecto que ella misma ha puesto en marcha, destaca esta profesional el servicio de asistencia personal. “Es algo poco conocido y poco extendido, a pesar de ser el que más promociona la autonomía real”, cuenta, recalcando que “por desgracia, las propias empresas llamadas sociosanitarias llegan a ofrecer este servicio de forma equivocada al realizar tareas de cuidado o ayuda a domicilio”.

Además, en Ouvir se ofertan servicios para profesionales. “Se plantea formación relacionada con el movimiento de vida independiente, filosofía de la que subyace este proyecto”, explica su promotora.

Espacio y formación

Para Estefanía, poder disponer de un espacio de trabajo y alternativas de formación ha sido muy importante. “Lo que más he aprovechado ha sido el asesoramiento y la tutorización continua de mi proyecto. En todo momento me han guiado para dar pasos en firme e ir consolidando mis ideas. Cuando ya estás dentro es cuando te das cuenta de la cantidad de trabajo que hay detrás de un plan de negocio viable”, reconoce.

El suyo, es, de momento “ir ampliando la oferta de servicios y productos socioeducativos y alcanzar un mayor número de clientela”. Asegura que los últimos doce meses han sido “intensos” en cuanto a esfuerzo pero dice estar convencida de que “seguiré trabajando en lo que me apasiona, como educadora social en el ámbito de la diversidad funcional humana”. Constata que “en mi día a día cabe todo menos el aburrimiento, al prestar servicios tan individualizados a cada persona y en horarios tan flexibles, cada semana es distinta”.

Y tiene ya planes de futuro, como no. “A corto plazo, estamos dando los últimos detalles a la página web que incluye plataforma e-learning, para poder ampliar cuanto antes la oferta formativa”, explica la profesional. Ya para más adelante, a medio o largo plazo, “la idea es incorporar una socia más y así poder contar con un local fijo en el que introducir nuevos servicios socioeducativos y formativos presenciales”.

(Fuente: La Voz de Galicia)