La moda gallega entrega 9.000 batas para personal sanitario

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento
El diseñador italiano Giorgio Armani o la firma Prada no dudaron en reconvertir su producción de diseños de lujo en plantas para crear batas médicas desechables para el personal sanitario italiano que se enfrentaba al Covid-19. En Galicia, varias empresas dedicadas al textil han tomado nota, y además de confeccionar mascarillas, han preparado 9.000 batas para los hospitales. Roberto Verino, Selmark, Confecciones Hortensia y Carmen Vázquez entregarán al Sergas la primera tanda de la producción.
 
“El Sergas las repartirá entre los hospitales”, adelanta Alberto Rocha, presidente de Cointega, la patronal del textil gallego. La idea es seguir confeccionando “mientras haya escasez”, añade al tiempo que recalca que se trata de una iniciativa “altruista” en la que cada firma ha colaborado de forma diferente pero todas unidas en la lucha contra el SARS-CoV-2.
 
En un primer momento, la idea era elaborar 12.000 batas desechables pero “hubo tejido que no sirvió o que se estropeó” durante la elaboración, explica Rocha.
 
El proceso no ha sido tan sencillo. Por muy buenas intenciones que se tengan, no basta con tener la idea y coser. Rocha aclara que “hemos tenido que homologar el tejido” de manera que se verifique que puede servir para proteger a la plantilla sanitaria del nuevo coronavirus.
 
Precisamente, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) publicó la Orden SND/326/2020. En ella, se establecen medidas especiales para otorgar licencias excepcionales para la fabricación de mascarillas y batas quirúrgicas.
 
El diseñador Roberto Verino explica cómo surgió el proyecto de elaborar miles de batas para los sanitarios. La idea surgió “desde el primer momento, viendo la escasez de material en la red sanitaria. Planteé a mi equipo directivo la necesidad de hacer algo en colaboración con otras empresas del sector y Cointega. Nosotros hemos entregado 30.000 metros de tela y nuestro equipo de patronistas ha creado el patrón. La idea era poner a trabajar al tejido industrial gallego para ayudar en esta situación y poner en relieve la necesidad de tener un sector saludable, fuerte y reactivo”.
 
Preguntado sobre la facilidad de coordinar a distintas firmas, Verino indicó que “en absoluto” fue difícil. “Gracias a la interlocución de Cointega facilitando la transparencia y comunicación entre las empresas se ha tenido una respuesta prácticamente inmediata. Trabajar con ellos ha sido una prueba más de la capacidad y profesionalidad de la industria textil española y gallega en este caso”.
 
El diseñador gallego recordó que “el proyecto se inició el viernes 20 de marzo. Desde Roberto Verino empezamos a movernos. El lunes 23 el Hospital de Santiago recibía nuestra muestra de tejido para su valoración y nos facilitaban una bata para sacar el patrón, pero primero teníamos que asegurarnos de que los tejidos cumplían con las normativas establecidas. Eso nos demoró unos días más, pero esta semana llegará la primera entrega de batas. Los equipos de confección están haciendo una labor excelente”.
 
En esta cadena empresarial, la empresa Selmark –ubicada en Vigo y dedicada a la lencería– procedió al corte de la tela; mientras que en la tercera fase de confección participaron Confecciones Hortensia (de Rianxo) así como la diseñadora y patronista coruñesa (ropa infantil) Carmen Vázquez.
 
Fuente: Faro de Vigo