Los expertos recomiendan a las empresas aprovechar las deducciones fiscales de I+D+I para mejorar su cuenta de resultados

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Cerca de medio centenar de profesionales asistieron al taller sobre deducciones fiscales para actividades de I+D+i, organizado por el Centro de Excelencia de Vigo. Bajo el título “Una visión práctica de las deducciones fiscales por actividades de I+D+i”, los asistentes a esta jornada pudieron conocer en profundidad las particularidades de una de las mejores alternativas disponibles en este momento para la financiación de proyectos de innovación.

A pesar del atractivo del incentivo, su complejidad y el miedo a una posible inspección hacen que muchas empresas no utilicen estos incentivos o no aprovechen todo su potencial.

Pedro Conde, inspector de Hacienda Pública, y Javier López-Guerra, delegado en Galicia de European Quality Assurance, fueron los encargados de dar a conocer la normativa vigente en esta materia, analizar las ventajas que aportan a las empresas y explicar los procedimientos a seguir para optar a estas deducciones, que pueden llegar a alcanzar el 42% de los gastos.

Estas deducciones se consideran una de las pocas oportunidades que tienen las compañías de mejorar sus cuentas de resultados y de apostar por su competitividad invirtiendo en innovación. Ambos ponentes coincidieron en afirmar que lo más importante es tener claro qué proyectos pueden ser considerados I+D+i e Innovación Tecnológica y contar con un Informe Motivado vinculante del Ministerio de Economía y Competitividad para la Administración Tributaria  que califique las actividades de I+D+i y sus gastos asociados para superar la incertidumbre e inseguridad. Asimismo, destacaron el valor de obtener una certificación, a  través de una entidad acreditada por ENAC (Entidad Nacional de Acreditación).

Durante las presentaciones, se analizaron también las novedades que presenta la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, en la que se establece la opción de aplicar dichas deducciones sin aplicar los límites en la cuota íntegra del IS, e incluso recuperar la deducción mediante un sistema de devolución, lo que, de facto, las convierte en una subvención independiente del beneficio de la empresa.

(Fuente: Centro de Excelencia de Vigo)