Las pymes del Vivero de la Cámara de Comercio en Tecnópole se especializan como puente entre naturaleza y tecnología

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Próximos Eventos

Ubicado en el Parque Tecnolóxico de Galicia, el vivero de empresas de la Cámara de Comercio de Ourense es uno de los más longevos de los que forman la red de la Fundación Incyde. Abrió sus puertas a principios de 2005 y desde entonces ha albergado a 35 empresas.

La secretaria general de la cámara ourensana, Victoria Rois, destaca que el índice de supervivencia de las pymes que pasan por esta estructura supera el 90% tras los tres primeros años de funcionamiento. “La mayoría de los negocios se marchan por sus propias necesidades”, añade Rois en referencia a los que prosperan. La formación y el asesoramiento a los emprendedores desde que presentan su proyecto hasta que este echa a andar es el cometido principal de este semillero que ha dado cobijo a empresas de todo tipo de sectores.

El del medio ambiente es uno de los más frecuentes entre las pymes que llegan últimamente al vivero de Ourense. Madera Plus es un ejemplo de ello. Hace poco más de un año que esta pequeña empresa comenzó su actividad. Una de sus fundadoras, Esther Merlo, que llevaba mucho tiempo dedicada a la investigación forestal, asegura que se empiezan a ver los primeros resultados. “Nuestro objetivo es poner en valor la madera, incorporando para ello el parámetro de la calidad”, explica esta doctora ingeniera de montes que, junto con su socio Óscar Santaclara, se dedica a analizar este material desde el árbol hasta la industria. Gracias a métodos innovadores, como el uso de ultrasonidos, pueden determinar la calidad de la madera sin necesidad de dañarla. Se trata de una empresa única en España y de la que no hay demasiados ejemplos en el extranjero.

Casi en paralelo al auge de los negocios dedicados a la naturaleza, en el vivero de Ourense han registrado el de los proyectos relacionados con el software y las nuevas tecnologías. Ana Enríquez, ingeniera informática, decidió abandonar sus dos empleos para embarcarse en la puesta en marcha de Ziblec, la pyme de desarrollo de webs y aplicaciones móviles que hoy dirige. Asegura que su motivación fue que en la zona no encontraba empresas del sector que dieran una oportunidad a la investigación en ámbitos como el diseño o la estructuración.

Estas dos emprendedoras destacan de su paso por el vivero el contacto con otras iniciativas y la consecuente posibilidad de establecer sinergias. También hacen hincapié en el buen escaparate que ha supuesto para sus proyectos haber nacido en pleno parque tecnológico.

Una aplicación para móviles que puede ayudar a salvar vidas

En los dos años de andadura que lleva Ziblec, empresa creada en la incubadora de la Cámara ourensana, uno de sus proyectos ha destacado por encima del resto. Se trata de RCP Coach, una aplicación concebida para indicar la relajación y la compresión que hay que realizar durante una reanimación cardiopulmonar (RCP). Esta herramienta permite entrenar y evaluar una técnica que, bien utilizada, puede salvar vidas pero que la mayoría de la población no sabe utilizar correctamente.

La idea surgió y ha sido desarrollada y autofinanciada por esta pyme y dos grupos de investigación (de las universidades de Vigo y A Coruña) ligados al salvamento y al socorrismo. La aplicación está disponible para los sistemas operativos Android e iOS y utiliza todas las funciones de las que dispone un teléfono inteligente para entrenar al usuario en la RCP.

(Fuente: Cinco Días)