Las dietas para personas mayores captan la atención de la I+D+i alimentaria

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento
La preocupación por la salud que caracteriza la sociedad actual ha llevado a la industria alimentaria –el mayor sector industrial de España, con más del 16% del total de la producción– a lanzarse de lleno en la investigación de ese alimento que proporcione al ciudadano la posibilidad de eludir las enfermedades que tanto teme.
 
El crecimiento de la inversión en I+D+i (investigación, desarrollo e innovación) es exponencial, gracias, fundamentalmente, a esa nueva familia de alimentos funcionales, elaborados no sólo por sus características nutricionales sino también para cumplir una función específica de mejora de la salud. Para ello se les agrega desde minerales, vitaminas, ácidos grasos o fibra alimenticia hasta antioxidantes.
 
Tradicionalmente, la industria alimentaria española se ha mantenido al margen de la investigación. Sin embargo, desde hace una década, los esfuerzos en I+D+i no dejan de crecer. Un buen ejemplo de ello es el proyecto Senifood, centrado en la investigación industrial de dietas y alimentos con características específicas para las personas mayores. En Senifood, que cuenta con el apoyo del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial del Ministerio de Ciencia e Innovación (CDTI), colaboran empresas productoras de ingredientes (Naturex, Bioibérica, Biópolis, Nutrafur) y empresas alimentarias (Campofrío, Central Lechera Asturiana, CustomDrinks, Ordesa, Tutti Pasta). También participa Bodega Matarromera, que se enmarca dentro de estos dos sectores, ya que investigará tanto en la aplicación y mejora del Eminol –extracto polifenólico con capacidad antioxidante– como en el enriquecimiento de sus propios vinos y bebidas derivadas para adaptarlos al sector de la población objeto de estudio, explica un portavoz del grupo bodeguero. En total, los socios invertirán 24 millones en tres años.
 
Otro proyecto es Primer Diana, liderado por la vallisoletana Bodega Matarromera. Seis empresas agroalimentarias y cinco centros de investigación de la Comunidad de Castilla y León se han unido para crear este proyecto, que tiene como objetivo global obtener antioxidantes naturales a partir de diferentes productos agroalimentarios (antioxidantes procedentes de la uva, de los cereales, del café o de las algas) y, a partir de ahí, estudiar el diseño de ingredientes a base de esos antioxidantes para su posterior aplicación en diferentes matrices alimentarias (productos cárnicos, lácteos, piensos para animales, pastas alimentarias, café, harinas, bebida y refrescos).
 
El proyecto, auspiciado por la Asociación de Biotecnología Alimentaria de Castilla y León Vitartis, tiene una duración de 4 años y cuenta con un presupuesto de 3,8 millones, de los cuales el 51% serán subvencionados a través de la Junta de Castilla y León.
 
Existe, no obstante, una preocupación creciente desde finales del siglo pasado por parte de la comunidad científica tanto por las propiedades atribuidas a este tipo de alimentos como por las posibles consecuencias de incorporar determinados nutrientes en un alimento a largo plazo. Otra de las cuestiones a debate es, precisamente, si el refuerzo de los alimentos puede elevar la ingesta de los nutrientes en una cantidad mayor a la esperada. Las autoridades alimentarias y sanitarias de todo el mundo reclaman a los consumidores que el consumo de estos alimentos sea parte de una dieta equilibrada, y en ningún caso como un sustituto de esta.
 
(Fuente: La Vanguardia)