La realidad aumentada crece en aplicaciones

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento
El visitante, equipado con unas aparatosas gafas, mete las manos en lo que parece ser un horno. Al instante, los dedos comienzan a arder con un inquietante realismo, hasta el extremo de que uno debe resistir el impulso de retirarlas mientras la escena se llena de humo. Christian Sandor, de la Universidad del Sur de Australia, se ríe mientras explica al cronista los principios de Burnar: Feel the Heat, en el que lo único real son las manos del aterrorizado visitante.
 
La extraña escena tiene lugar en Basilea, que a lo largo de cuatro días se convirtió a principios de noviembre en la capital mundial de la Realidad Mixta y Aumentada gracias a ISMAR 2011. Esta reunión internacional celebra este año su décimo aniversario con una clara intención de comunicar mejor con el público. La realidad aumentada (RA) es una técnica que añade a una imagen auténtica, captada, por ejemplo, con una cámara de móvil, información virtual adicional en tiempo real. No sustituye la realidad física, le añade información.
 
ISMAR reunió en Suiza a investigadores y científicos llegados de Asia, Europa y América, así como algunas estrellas del sector, como Oliver Fuchs, Mark Bolas, Oliver Grau o Adrian David Cheok. "Lo cierto es que esta reunión es algo muy parecido a la Meca de la realidad aumentada", valoró Mario Ortega Pérez, investigador en la Universidad Politécnica de Valencia. Otra curiosidad de la edición 2011 es que se creó por vez primera un lugar especial para los artistas y creadores venidos de horizontes menos tecnológicos, pero con los cuales la familia de la RA quiere estrechar lazos. 
 
"Es parte de esta nueva voluntad de visibilidad e integración", precisa Martin Widmer, director de la Academia de Investigaciones en Arte y Diseño de Basilea, entidad anfitriona de este simposio, al explicar la iniciativa que ha llevado a la ISMAR a asociarse con el Shift Festival de Basilea, cita de las artes electrónicas, para presentar una serie de obras creadas a partir de, y alrededor de, la realidad aumentada. Una primicia comisariada por el belga Boris Debackere, del V2, (Instituto para los Medios Inestables de Rotterdam, Holanda). 
 
"De hecho, está claro que la RA todavía no ha hecho el salto al gran público", explicó Jordi Janer, investigador en el Music Technology Group de la Universitat Pompeu Fabra en Barcelona. "Un aspecto que va a motivar este salto es la creación de contenido por parte de los usuarios y las comunidades virtuales".
 
El mejor trabajo
 
Entre las más de 40 demos presentadas, destacó de forma especial Burnar. El proyecto realizado por los australianos y la Universidad de Graz (Austria) se alzó con el premio al mejor trabajo. Otra demo destacada fue Ara Indoor-Outdoor, que pretende ayudar a las personas con dificultades visuales a adquirir mayor autonomía gracias a un sistema de navegación de alta precisión que utiliza claves de audio. 
 
‘Who's affraid of bugs?’ utiliza la RA para tratar las fobias a los insectos a través de un libro interactivo que explora los temores del paciente a través del juego. La publicidad está igualmente presente con una aplicación para descubrir las bondades del nuevo Volkswagen Golf Cabriolet. Por su parte, Augmented Video Conferencing traslada las virtudes de la RA a la charla por videoconferencia, permitiendo a los participantes compartir contenidos aumentando nuestra imagen con informaciones añadidas, documentos, páginas web o datos acerca del clima, hora y entorno. 
 
Artistas de tres continentes mostraron piezas que utilizan la RA o están inspiradas por ella. Entre estos trabajos destaca LifeClipper3, del suizo Jan Torpus. En su obra, Torpus explora los límites entre realidad y virtualidad en un paseo surrealista a orillas del Rin que nos lleva a dudar de muchas nociones que damos por sentadas. 
 
De hecho, es curioso constatar que la mayoría de proyectos presentados giran alrededor de la mirada. Algo que el catalán Jordi Janer intenta modificar. El investigador de la Pompeu Fabra explica que está especializado en las tecnologías digitales relacionadas con el sonido y la música. "En el ámbito de la realidad aumentada, nuestro objetivo es estudiar como añadir sonido (paisajes sonoros) a nuevas aplicaciones de forma semiautomática", comenta, "dado que, actualmente, la mayoría de aplicaciones de RA se limitan al contenido gráfico, dejando de lado la parte auditiva que también nos puede dar más información del entorno".
 
(Fuente: El País)