La financiación para innovación en las empresas españolas cayó un 34% en 2012

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento
La innovación ya es una prioridad para las empresas. Pero en el contexto de la crisis, el acceso a la adecuada financiación sigue presentándose como un escollo. La octava edición del Barómetro internacional de financiación de la Innovación 2012, elaborado por la consultora Alma cg, destaca que la financiación de la innovación de las empresas españolas disminuyó un 34%. El informe apunta también que una de cada tres empresas teme que su financiación se reduzca en el siguiente ejercicio.

El Barómetro contempla el análisis de 4.320 empresas innovadoras: micropymes (25%), pymes (52%), gran empresa (19%) y grandes grupos (4%), de 10 países: Alemania, Bélgica, España, Francia, Hungría, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa y Canadá. El 34% de descenso de la financiación en España es superior a la media del conjunto de países analizados (22%). El barómetro alerta de que para el próximo año la financiación podría caer para el 45% de las empresas tanto de España como de Portugal. No obstante, desde la consultora valoraron positivamente la anunciada ley de emprendedores y creen que alternativas como el patent box tienen un futuro prometedor.

Pero en este contexto de dificultad, la innovación ya empieza a entenderse como una prioridad para el 24% de las empresas españolas. La reducción de los costes globales es la prioridad para el 18% de las empresas y el desarrollo internacional lo es para el 13%.

Entre las empresas españolas, el desglose sobre dónde procede la financiación es similar al del resto de países. El 57% sigue utilizando fondos propios para invertir en innovación, mientras que el 25% recurre a los fondos públicos. Desde Alma apuntan que «las ayudas públicas son fundamentales para la financiación de proyectos de I+D, pero no deben frenar la llegada al mercado.Estas ayudas tienen sentido para las primeras etapas de la innovación. Por el contrario, no es productivo apoyar de una manera artificial la financiación de proyectos que deberían haber alcanzado una etapa de desarrollo, donde la financiación privada pasa a estar disponible».

Al calor de las deducciones

Las deducciones fiscales por I+D siguen siendo la opción de financiación utilizada mayoritariamente en Europa. El 58% de los encuestados las utilizan y el 18% se ha deducido por primera vez. Las grandes corporaciones son las que recurren a ellas más asiduamente (92%), seguidas por las grandes empresas (74%), pymes (66%) y micropymes (47%). En España, el 55% de los encuestados declaran haber aplicado las deducciones fiscales a la I+D en los últimos tres años.

No obstante, el impacto de la financiación externa en las empresas españolas no se deja sentir de manera tan intensa: sólo el 27% aumentó del volumen de negocio en nuevas ofertas frente al 59% del resto de países. El 20% afirmó un aumento de los acuerdos para la I+D. El 19% confirmó un aumento en el número de innovaciones que llegan al mercado, frente al 60% de los otros países. El 18% han declarado un aumento en los trabajos de I+D, contra el 41% en el resto de países.

(Fuente: Cinco Días)