La diversidad de género favorece la innovación radical

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento
Hasta el momento hay muy pocos datos sobre diversidad de género en los equipos de I+D y su impacto en las innovaciones de las organizaciones. Sin embargo, un estudio llevado a cabo por investigadores de la  Universidad de Castilla la Mancha (UCLM) indica que el equilibrio entre hombres y mujeres en un contexto tecnológico es un elemento clave para aumentar la competitividad y favorecer la innovación más rompedora.

El trabajo, publicado en la revista Innovation-Management Policy & Practice, destaca que la diversidad de género dentro de los equipos de I+D favorece dinámicas que conducen a una innovación radical, aquella que provoca cambios en el paradigma debido a la introducción de nuevas prestaciones y conlleva la aparición de mercados totalmente nuevos.

Con este estudio, los investigadores de la UCLM han querido cubrir una laguna en la investigación previa, relacionando los resultados de innovación con la diversidad de género de los equipos de I+D.

Para llevar a cabo el trabajo, el equipo utilizó  la información sobre las actividades innovadoras  de empresas del Panel de Innovación Tecnológica con una muestra de 4.277 compañías, 83% del sector industrial y 17% de servicios.

Al analizar los datos, encontraron una relación positiva entre la diversidad de género y la innovación radical. Según la muestra, la probabilidad de desarrollo más novedoso se incrementa significativamente cuando en el equipo de I+D se aumenta la diversidad de género. También indica que contratar I+D externa y que la empresa opere en una industria de alta tecnología contribuye a este tipo de innovación.

Diferentes perspectivas

“En este contexto, la diversidad de género fomenta soluciones novedosas que conducen a innovación radical tanto en las compañías como para el mercado –señala Cristina Díaz García, investigadora principal–. La diversidad de género puede aportar diferentes perspectivas y conocimientos cuya combinación ofrece una gama más amplia de ideas y, por consiguiente, una mayor creatividad, facilitando los procesos de toma de decisiones”.

Las implicaciones del estudio son múltiples: “En el entorno empresarial, los resultados apuntan la necesidad de reconocer y valorar la diversidad de género, que, a su vez, podría mejorar la capacidad de una organización para atraer y retener al personal clave”, añade.

En su opinión, “la diversidad de género no solo tiene implicaciones en los ámbitos de equidad y de igualdad sino que aporta  mayor eficacia del trabajo en equipo”.

El estudio recomienda a los gestores que tengan en cuenta el potencial de formar equipos con un mayor equilibrio entre hombres y mujeres en sectores tecnológicos si se persigue una innovación radical, pues “la innovación es un  elemento clave en un contexto de competencia global creciente”, concluye Díaz.

(Fuente: SINC)