Inventan un dispositivo que permite ahorrar 500 euros al año en agua

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

Dos fontaneros valencianos han inventado un dispositivo que neutraliza el malgasto que supone el gesto de abrir el grifo y esperar a que el agua fría salga caliente, un movimiento que cuesta a las familias españolas unos 500 euros al año.

Rafael Rodrigo y Francisco Pelegero constataron que durante esa pequeña espera se desperdician de ocho a quince litros de agua. Esto les impulsó a crear "SmartWater", un dispositivo que acaba con ese problema con solo pulsar un botón y con el que un hotel, por ejemplo, podría ahorrar 4.000 euros al año.

El dispositivo, desarrollado y fabricado en Valencia y certificado tanto en España como en Estados Unidos, ha sido comercializado ya en varios países americanos y un estudio de la Universidad Politécnica de Valencia garantiza su amortización en menos de tres años.

El dispositivo es sencillo: cuando el usuario quiere agua caliente, debe accionar un pulsador instalado junto al grifo y automáticamente este se ilumina de color azul, momento en el que el agua que antes se iría por el desagüe se canaliza a un depósito donde queda guardada.

Después de que el calentador haya hecho su trabajo, la luz del botón pasa a ser roja, lo cual indica que el agua caliente está lista para ser usada. De esta manera, cuando se abre el grifo, el líquido sale ya a la temperatura idónea mientras que el agua fría queda almacenada para, por ejemplo, usar el lavavajillas o la lavadora y vaciar el inodoro.

Los inventores han explicado que el dispositivo consiste realmente en una sola placa que se coloca en un cuarto de baño y que por sí sola sirve para gestionar toda la instalación del hogar.

A ella entran las tuberías de agua caliente y de agua fría, y desde dentro es la que decide cuándo la misma está a temperatura suficiente. El circuito lo completa un depósito complementario en el que se almacena todo el agua no utilizada.

Además de ahorrar el 40% de agua, este sistema también ahorra energía, ya que funciona con cuatro pilas doble A, que duran dos años.

Según un estudio del Centro de Tecnologías Físicas de la Universidad Politécnica de Valencia-Campus de Gandía, el dispositivo podría ahorrar 500 euros al año a un domicilio particular, 1.000 euros a una peluquería, 3.000 a un gimnasio y 4.000 a un hotel.

(Fuente: Innovamás)