Intel presume de transistores 'tridimensionales' para sus procesadores

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento
Intel ha anunciado la próxima producción comercial de 'microchips' con un nuevo diseño de transistores basados en la tecnología 'Tri-Gate', la primera que emplea una estructura en tres dimensiones. Este nuevo diseño cristalizará en un nuevo procesador realizado en 22 nm bajo el nombre en clave 'Ivy Bridge'.
 
Los transistores tradicionales 'planos' se ven reemplazados por conducciones 'tridimensionales' de silicio de un grosor increíblemente reducido, que se alzan en vertical desde el sustrato de silicio.
 
El control de las corrientes se realiza mediante la implementación de 'puertas' en cada uno de los tres lados expuestos de la conducción, dos en cada lado y una tercera en la parte superior, en lugar de una única puerta en la parte superior, como suele ser el caso de los transistores bidimensionales.
 
Este avance permitirá, según Intel, mejorar la eficiencia en prestaciones a la vez que aumentará el ahorro energético.
 
El Presidente y Consejero delegado de Intel, Paul Otellini, ha declarado que "los científicos e ingenieros de Intel han reinventado el transistor una vez más, y esta vez lo han hecho abriéndolos a la tercera dimensión".
 
Un componente básico
 
Los transistores son un componente básico en todo circuito electrónico. Este nuevo modelo, diseñado desde 2002, comenzará a producirse a gran escala este verano, y se incorporará a un microprocesador en 22 nanómetros denominado 'Ivy Bridge'... Será el primer modelo en tres dimensiones producido a gran escala.
 
Un transistor de 22 nm es tan pequeño que se podrían encajar 4.000 de ellos en el ancho de un pelo humano.
 
Kaizad Mistry, director del programa de 22 nanómetros de Intel, afirmó que esta tecnología "mejora la eficiencia de la energía y permite una mayor duración de la batería con el mismo rendimiento, lo que alarga la vida de la batería".
 
Los transistores tridimensionales permiten a los 'chips' basados en ellos operar a un voltaje más reducido con menores pérdidas eléctricas, con lo que, si se compara con la generación anterior, ofrecen una combinación de prestaciones y eficiencia energética mucho mayor.
 
Esta mejora de prestaciones abre la puerta a nuevas posibilidades de innovación, que irían desde los dispositivos móviles más pequeños hasta potentes servidores para computación en nube.
 
La Ley de Moore
 
Estos transmisores permitirán que se siga cumpliendo la Ley de Moore, una predicción del desarrollo de la tecnología de semiconductores de silicio, que afirma que la densidad de los transistores de un 'chip' se dobla aproximadamente cada dos años, lo que aumenta su funcionalidad y sus prestaciones a la vez que se reducen los costes.
 
Intel actualmente representa alrededor del 80% de las ventas de microprocesadores, según los analistas de mercado IDC. Su rival más cercano es Advanced Micro Devices (AMD), que tiene una cuota de mercado del 19%.
 
AMD fue la primera en producir un prototipo de chip de 22 nanómetros en el 2008, y se espera que adopte un sistema similar basado en la aleta de Intel, conocido como FinFET. Sin embargo, la empresa aún no ha anunciado sus planes para la producción comercial.
 
(Fuente: El Mundo)