Innovar y emprender desde la Universidad para salir de la crisis

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento
En las recetas de políticos y economistas para salir de la crisis hay una idea recurrente pero de recorrido complicado. Innovar y emprender. La pregunta que se le presenta a los jóvenes es ¿cómo? La Universidade de Vigo, en colaboración con el Ministerio de Educación, procura facilitarles el camino y promover este este tipo de inquietudes a través de iniciativas como el Premio Espíritu Emprendedor Universitario, que este lunes entregó los galardones de su primera edición.

De la Escuela de Ingeniería Industrial salen los dos proyectos ganadores, que reciben una aportación de 2.500 euros, centrados en el aprovechamiento de efluentes de CO2 en la industria vitivinícola, por una parte, y la comercialización de tecnología para picosatélites Cubesat, por otra.

La finalidad de este concurso es impulsar las medidas de mejora para la transición al mercado laboral de los estudiantes y titulados universitarios y para optimizar las acciones de transferencia del conocimiento e innovación. Para el rector de la Universidade, Salustiano Mato, “la falta de este espíritu emprendedor es uno de los defectos de la universidad española” y abogó por seguir trabajando para potenciar la innovación y la transferencia entre el alumnado porque “estas iniciativas nacen cuando las mentes son más creativas, cuando se empapan de conocimiento”.

Dos iniciativas para poner en valor ideas

Detrás de las dos iniciativas premiadas, ambas en igualdad de condiciones con 2.500 euros, hay tres ingenieros industriales. Carlos Merino y Jorge Firvida son los autores del proyecto sobre el aprovechamiento de efluentes de CO2 en la industria vitivinícola y explican que la idea es cubrir un hueco en el mercado que hasta ahora estaba vacío y en un sector tan extenso en España como el del vino. Se trata de sacarle beneficio al CO2 no contaminante que se emite en el proceso de fermentación y del que hasta ahora no se obtenía rendimiento económico. “La idea es emplear ese CO2 para potenciar el cultivo de microalgas”, con aplicaciones en la industria cosmética, en la medicina e incluso en el biodiesel, explican los ingenieros.

“Nuestra idea es poder adaptar los servicios que ofrecemos a la demanda del cliente, desarrollando todo el proceso o parte de él”, en función de lo que busquen los dueños de las explotaciones vitivinícolas. En la actualidad están ya en contacto con una bodega para poder desarrollar en un futuro una experiencia piloto que les permita analizar la viabilidad real del proyecto.

El otro ingeniero premiado es Miguel López, que presentó un proyecto para la creación de una empresa que comercialice la tecnología para picosatélites Cubesat y que además resultó seleccionado para la fase final de Emprendedor del Año. En esta final nacional participarán tres proyectos, uno de cada ámbito, por lo que fue felicitado por el rector, ya la Universidade de Vigo es la única elegida en el ámbito de la ingeniería a nivel de toda España.

Miguel López forma parte del proyecto XaTcobeo, en el que se encarga de la parte relacionada con las antenas del picosatélite en el que la Universidade está trabajando. Su idea se basa en la comercialización “de una tecnología ya desarrollada y que será aprobada cuando se lance el proyecto del picosatélite”. Para López esta idea emprendedora es también su proyecto de fin de carrera y se muestra confiado en la viabilidad comercial de la misma porque “sabemos que técnicamente es viable”, aunque le queda por delante elaborar el plan de empresa, finalidad en la que los premiados deben invertir el galardón en metálico.

17 proyectos de altísima calidad

En total se presentaron 17 proyectos de ámbitos tan diversos como la ingeniería industrial y de telecomunicación, las ciencias sociales, la historia o la biología. Para la valoración de los proyectos el jurado tuvo en cuenta tanto el carácter innovador de la iniciativa como la capacidad para generar empleo, el potencial internacional, la sostenibilidad o la responsabilidad social. Según apuntó el rector, “la altísima calidad de las propuestas presentadas hizo muy complicada la resolución del jurado”, que finalmente y por este motivo acordó conceder también una mención honorífica al proyecto para la mejora de las seguridad en las carreteras de David Rodríguez Bello.

(Fuente: Duvi)