Innovación abierta: cuando la colaboración es imprescindible

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento
"Una startup tiene una estructura especialmente adaptada para el crecimiento y la innovación que nos debe inspirar... porque tenemos que tener la capacidad de replantearnos todo lo hecho y conseguido cada cinco años para hacer frente a los nuevos competidores”.

Estas son las palabras de Satya Nadella, jefe de Microsoft durante casi dos años, con las que explicó sus creencias acerca de las acertadas decisiones en el ámbito de la innovación, la asociación con startups y el espíritu empresarial del gigante de la informática.

La innovación abierta (open innovation en Inglés) es una nueva forma de diseño de la innovación que se caracteriza por estar abierta a las buenas ideas, mediante la asociación con otras empresas y la creación de pasarelas tecnológicas y comerciales.

Todas las iniciativas que le permitan a las empresas acceder a tecnologías innovadoras e integrar nuevas habilidades son bienvenidas y muchas veces una pequeña startup puede dar soluciones eficaces a una gran organización con años de experiencia en un mercado.

Fomentar el intercambio de ideas

Es fundamental que se intercambien ideas; lamentablemente existen muchas empresas que se han enquistado en sus formas, usos y metodologías y ven como las innovaciones pasan de largo delante de su puerta, sin saber cómo hacer para atraerlas.

Para lograr que la innovación abierta sea eficaz debe existir una apertura muy importante a nivel tanto de la dirección de las empresas, como de los agentes directamente involucrados, para desechar viejas costumbres y poder aprender nuevas teorías, cómo aplicarlas y de qué forma adaptarlas a sus necesidades.

La innovación abierta apunta a un futuro de la productividad que debe pasar necesariamente por el intercambio de ideas y la difusión de buenas prácticas, con el fin de ayudar a desarrollar y recoger ideas y/o para reinventar o simplemente mejorar uno o varios aspectos clave de las actividades.

Además, se ha de crear un pensamiento global orientado a la estrategia de innovación de la empresa o a aprender de otros, especialmente cuando se contacta con expertos en determinadas materias, como podría ser una startup de comunicaciones.

Los ejes estratégicos

En las empresas, la innovación ya no es una opción. En la era de la revolución digital casi todo es posible y es prácticamente vital que las empresas se reconviertan y se adapten a dicha transformación digital.

Es precisamente para tratar de contrarrestar la idea de que "alguien puede acabar con mi negocio" que las estrategias de innovación abierta se aplican con mayor frecuencia en torno a dos ejes fundamentales.

El primero es crear las condiciones para el cumplimiento del intercambio de información y la evaluación de las necesidades digitales del negocio. Esto implica establecer un sistema de monitoreo para identificar las problemáticas con el fin de generar soluciones innovadoras. El objetivo es crear puentes entre estos mundos diferentes, sin que ello haga colapsar la estructura principal.

A continuación, se deben fomentar las habilidades internas hasta el punto de alterar el orden interno de la empresa si ello fuera necesario. Steve Jobs, ex jefe de Apple tenía el hábito de hacer preguntas como "¿Qué pasaría si…? o ¿Porque no…?".

Modelo integral

La innovación abierta no sólo se basa en la tecnología. También es un modelo de aplicable a los equipos, que puede y debe fomentar la creatividad, el gusto por el desafío, la promoción de la autonomía, la transversalidad y la transparencia. La exhortación a innovar no se decreta. La realidad exige que si la compañía está cambiando, todos los que la integran deben estar involucrados en estos cambios.

París y Ámsterdam, modelos de innovación abierta

La innovación abierta es un área donde los grandes grupos industriales entienden muy temprano que se deben abrir para llevar a cabo sus proyectos en las llamadas ciudades inteligentes. Para seguir innovando en campos tan diversos como la gestión de la energía, el transporte, la vivienda, la agricultura urbana o la participación ciudadana, la palabra clave es la adaptación a la apertura.

De hecho, esta política de innovación abierta implica muchas asociaciones que combinan una multitud de empresas, emprendedores y startups, de todos los tamaños y rubros; incluyendo a los propios ciudadanos a través de crowdsourcing.

Tanto en Amsterdam (Amsterdam Living Lab), como también en Paris (Paris & Co, la innovación y la agencia de desarrollo), casi todas las iniciativas de los distritos o desarrollos inteligentes de las ciudades están siguiendo este modelo de innovación abierta, en el que grandes grupos se asocian con organizaciones pequeñas (PYMES, startups) con el fin de compartir información y recursos y crear alianzas multisectoriales.

¿Innovación abierta en España?

Muchos piensan a priori que por un tema de idiosincrasia y apego a las costumbres, nuestro país no es el mejor sitio para aplicar la innovación abierta, pero en realidad ya se han dado algunos casos de este tipo de colaboración con vistas a la innovación y han tenido éxito.

Sin duda, estos primeros pasos dan la pauta de que en España es posible olvidarse de las viejas tradiciones de “toda la vida”, al menos a nivel empresarial y comenzar a “abrir” la mente e incorporar la cooperación, la valoración y el intercambio de ideas como una forma normal de progresar en los negocios.

(Fuente: Innovaticias)