Iberdrola y Greenalia estudian la costa gallega para futuros parques marinos

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

Promotores, reguladores y asociaciones sectoriales prevén que dentro de diez años se generen en las costas españolas a través de parques marinos entre 2.000 y 3.000 megavatios eólicos. Cumplir esos objetivos requiere de unos trámites regulatorios que el Gobierno ya ha puesto en marcha, la realización de las primeras subastas de energía (que se prevén para el próximo año) y empresas dispuestas a invertir en estos recintos. La eléctrica de origen vasco Iberdrola y la energética gallega Greenalia —que ya cuenta con proyectos del sector en Canarias— son dos de las compañías que han pasado a la acción en las costas gallegas.

En ambos casos y por el momento, en el ámbito de los estudios, esenciales en las primeras fases de desarrollo de este tipo de instalaciones marinas. Ignacio Pantojo, responsable de la división de eólica flotante de Iberdrola, admite que, aunque la empresa prefiere apelar a la prudencia en esta fase de los procesos, «en Galicia hay varias zonas interesantes desde el punto de vista del recurso».

Un recurso, el viento, que sopla tanto en tierra como mar adentro con una calidad que hace de Galicia una de las zonas prioritarias para el desarrollo del sector. «Claro que Galicia es una de las zonas en las que tenemos interés, porque entendemos que el recurso que tiene puede ser rentable», añade, aunque matiza que Iberdrola se encuentra en estos momentos analizando también otras áreas.

Greenalia, que tiene un parque ya autorizado en Gran Canaria, pero ha lanzado otros cuatro proyectos más en el archipiélago, tampoco oculta su interés por desarrollar este negocio en aguas gallegas. Manuel García, consejero delegado de la compañía, asegura que tiene «perfectamente estudiada toda la zona de Galicia y del noroeste en donde puede haber potencial para la eólica marina». Avanzó que, «si vemos que el impacto puede ser positivo», dará un paso adelante con el lanzamiento de parques.

No obstante, por el momento, el principal escollo con el que se encuentra el sector es el del desarrollo de la regulación específica para los recintos. Víctor Marcos, director de Renovables del IDAE, afirmó que el trabajo que se está acometiendo actualmente tiende a conjugar tres líneas de actuación: cómo se llevará a cabo el acceso a la red, los espacios que pueden acoger los parques y la retribución.

En España, debido a sus condiciones geográficas, los parques tienen que ser flotantes, ya que la profundidad de las aguas hace inviable la eólica marina fija. Esta ha logrado situar el coste de generación en unos 44 euros por megavatio hora, mientras que la flotante precisa de casi el doble. Seguir recortando esas tarifas es uno de los retos para el sector, en el que tiene que implicarse toda la cadena de suministro.

Fuente: La Voz de Galicia