Heat Harvest, un revolucionario sistema para convertir el calor en electricidad

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Heat Harvest es una propuesta del laboratorio de investigación Space10 para capturar la energía calorífica de todo tipo de objetos del hogar y convertirla en energía eléctrica destinada a cargar aparatos como los teléfonos móviles o las tabletas.

En las viviendas de cualquier país se realizan continuamente acciones que desprenden calor. Cocinar, hacer una cafetera, poner la calefacción, encender una luz e, incluso, poner en funcionamiento los propios aparatos electrónicos implica el uso de calor y/o el desprendimiento del mismo por su simple uso. Todo este calor generado de una u otra manera es totalmente desperdiciado, pero quizá dentro de poco tengamos maneras asequibles y cómodas de utilizarlo para otros propósitos y ahorrar recursos económicos en el proceso.

El laboratorio de investigación Space10 de Copenhague ha presentado una interesante propuesta para integrar en los muebles de Ikea lo que se conoce como generadores termoeléctricos, tecnología aplicada a un campo de la física conocido desde hace cientos de años.

Estos aparatos utilizan el calor que desprende un objeto para generar corriente eléctrica gracias a la evolución de la nanotecnología. Una vez transformada la energía, ésta puede ser almacenada directamente en algún tipo de batería, pero también cargar dispositivos como los ‘smartphone’ o las ‘tablets’ a través de una carga inalámbrica que incorporará el mueble – en el vídeo, una mesa de cocina, pero podría ser llevado en un futuro a otro tipo de mobiliario - .

“Hemos imaginado dos posibles productos que pueden usar esta tecnología”, explica una de las encargadas del desarrollo del concepto, Vihanga Gore, en la página web del laboratorio. “Lo primero una mesa cuya parte superior extrae el calor de objetos calientes que se colocan encima de ella. Estos podrían ser cualquier cosa, desde una olla con sopa hasta una sartén puesta directamente desde la estufa o vitrocerámica. El segundo producto es una almohadilla que aprovecha el calor si se coloca debajo de la televisión o de cualquier otro adaptador que emita calor dentro de casa”, añade en su argumentación.

De momento, solo se trata de una idea en proceso de desarrollo, pero ya hay empresas que también quieren aprovechar o están ya aprovechando esta energía termoeléctrica para sus primeros prototipos de reutilización de la energía en casa, como es el caso de la compañía Alphabet Energy.

(Fuente: Europa Press)