Ginecólogos de hospitales públicos de toda Galicia se forman en Tecnópole para elevar al 100% la cirugía laparoscópica en esta especialidad

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento
Especialistas en ginecología y obstetricia de hospitales públicos de las cuatro provincias están formándose en Parque Tecnolóxico de Galicia-Tecnópole a lo largo de este año en técnicas de cirugía laparoscópica. El objetivo de este entrenamiento práctico es que en el plazo de tiempo más breve posible el 100% de las intervenciones ginecológicas de cualquier tipo que se realicen en la sanidad pública gallega sean mediante estas técnicas, mínimamente invasivas y más seguras y eficaces.

La formación está llevándose a cabo en el Centro de Investigación en Nuevas Tecnologías Quirúrgicas Mínimamente Invasivas (Tecmeva) de Tecnópole, que organiza los cursos junto con la Sociedade Galega de Obstetricia e Xinecoloxía (SGOX), con el apoyo de la Fundación Paideia Galicia y la colaboración de las empresas Coren y Karl Storz, esta última en calidad de socio tecnológico. El entrenamiento se completa con sesiones experimentales en el Hospital Veterinario Rof Codina de Lugo.

Participan en el curso 13 especialistas de los complejos hospitalarios de Ourense, Vigo, Pontevedra, A Coruña y Lugo (CHUO, Álvaro Cunqueiro, CHOP, CHUAC y HULA), además de Povisa, que forman a 11 ginecólogos procedentes de Lugo, Burela, Ourense, O Barco de Valdeorras, Vigo, Pontevedra, Vilagarcía de Arousa, Santiago de Compostela, Riveira y Cee.

"Conseguimos unir a todos los ginecólogos de Galicia que están realizando cirugía laparoscópica para ser profesores en el proyecto. Se formó un grupo para que Galicia esté en lo más alto de esta técnica. El siguiente paso será la cirugía robótica", expone Casimiro Obispo, presidente de la SGOX.

La formación es muy personalizada para garantizar que la adquisición de conocimientos y habilidades sea excelente. "Nuestro objetivo es lograr que la cirugía ginecológica sea toda por laparoscopia. En estos momentos no encuentro ya ninguna intervención de esta especialidad que sea mejor realizar por la vía tradicional. Sólo se precisa de los medios idóneos, entre los que se incluye una práctica adecuada por parte de los ginecólogos", explica Obispo.

El presidente de la SGOX asegura que cuándo visitó Tecmeva "quedé sorprendido. Tiene material de primera magnitud y unas instalaciones cómodas para desenvover el aprendizaje", a lo que añade el apoyo de Tecnópole para encontrar empresas colaboradoras.

La cirugía laparoscópica ofrece una alternativa a la convencional (abierta) a través de pequeñas incisiones (un centímetro o menos) por las que se introduce instrumental de tamaño minúsculo y una cámara que guía la intervención con imágenes de alta precisión. Además de resultar más seguras y efectivas, estas técnicas mínimamente invasivas minimizan los riesgos y permiten una recuperación más rápida de los pacientes. "La cirugía laparoscópica aporta un campo quirúrgico mayor y una mejor visión a través de imágenes que mejoran la visibilidad directa del ojo humano", aclara Obispo.

Más presencia femenina

Nueve de los once ginecólogos que se están formando en Tecmeva son mujeres, lo que coincide con la práctica mayoritaria femenina de esta especialidad: más del 60% del total.

Durante el curso, los alumnos y alumnas aprenden a aplicar estas técnicas a la ligadura de trompas, a la extirpación de quistes y hernias, a la determinación del estadio de un tumor, a la endometriosis, etc. Para hacerlo posible, tienen a su disposición en Tecmeva una sala de entrenamiento con cuatro puestos completos de endoscopia y un quirófano con instrumental y material específico de cirugía laparoscópica, además de dos simuladores virtuales.

El presidente de la SGOX asegura que el objetivo de este tipo de acciones formativas es acelerar la implantación de esta técnica, que en algunos hospitales está siendo lenta. En este sentido, Obispo destaca la colaboración del Servizo Galego de Saúde (Sergas) para facilitar la asistencia de los especialistas al programa. "También es singular y muy importante la implicación de empresas y entidades que no tienen que ver específicamente con la medicina, como son Tecnópole, la Fundación Paideia, Coren y Karl Storz, que apostaron con nosotros por este proyecto de salud", destaca.

El quirófano del futuro

Tecmeva fue financiado con 1,7 millones de euros a través del Subprograma de Apoyo a Actuaciones Científicas y Tecnológicas en Parques Científicos y Tecnológicos de España (ACTEPARQ) del Plan Nacional de I+D+I.

Desde su puesta en marcha en 2010 ha acogido numerosas iniciativas formativas en los campos de la ginecología y de la pediatría y fue la instalación central del proyecto QUIRAV, apoyado por el programa FEDER-Innterconecta de la Consellería de Economía, Emprego e Industria para desarrollar un quirófano del futuro, un sistema avanzado que contribuirá a la mejora en las condiciones de seguridad, eficiencia y calidad de la actividad quirúrgica. El proyecto, coordinado por Bahía Software, tuvo como socios las empresas Everis, Plexus y Egatel y en él participaron también Tecnópole, la Universidade de Santiago y la Fundación Ramón Domínguez.

(Fuente: Tecnópole)