Garantía recíproca, otra vía para sacar adelante un proyecto emprendedor

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento
Ahorros, amigos y familiares, bancos, business angels, fondos de capital riesgo... Son las puertas que se tocan habitualmente a la hora de conseguir financiación para crear una empresa. Pero los emprendedores también disponen de otras alternativas tradicionales de las que obtener capital externo o, simplemente, avalar la petición de un préstamo. Son las sociedades de garantía recíproca, una opción en auge en este periodo de crisis de liquidez.

"A través del aval, lo que se persigue es obtener el crédito. Nosotros avalamos el 100% para conseguir mejores condiciones", explica en conversación con este diario Juan Luis Fernández-Rubíes, consejero delegado de Avalmadrid, la sociedad de garantía recíproca (SGR) de la Comunidad de Madrid. Se trata de la entidad de este tipo más importante del Estado con operaciones con un saldo vivo alrededor de 600 millones de euros, o el 10% de los 6.000 millones que mueven las SGRs en España.

Su función es la de facilitar el acceso a la financiación a través del aval y que ésta sea en las mejores condiciones posibles del mercado, tanto en coste como en plazo, apoyando de esta manera a la pyme y al autónomo con el respaldo mutual de los socios que forman parte y participan en la institución. "Gracias a nuestros avales, en 2011 se crearon dos empresas nuevas cada día", añade Fernández-Rubíes. En concreto, Avalmadrid aprobó operaciones por un importe superior a los 36 millones de euros, que han contribuido a la crear 1.864 puestos de trabajo.

Según los datos facilitados por la sociedad, desde que en 2004 se creara el Departamento de Nueva Empresa, "cuyo único objetivo es facilitar el acceso a la financiación a los emprendedores", se han aprobado hasta ahora más de 3.800 operaciones de emprendedores por un importe de más de 200 millones de euros, contribuyendo de esta manera a la creación de casi 10.000 puestos de trabajo en la Comunidad de Madrid.

"Es obvio que con la crisis hemos notado nuevas figuras de emprendedores como gente que capitaliza el paro o que se hace autónomo. El emprendedor siempre lleva riesgo. La mortandad es importante en estas fases iniciales, pero para aprobar una operación valoramos el plan de negocio, la experiencia, y esfuerzo financiero... Pero sobre todo nos gusta la cercanía con la persona y conocerlo. Se debe montar proyectos conforme a las capacidades del emprendedor", apunta el responsable de la entidad.

En este sentido, Avalmadrid desarrolla una línea de emprendedores junto con la Dirección General de Pyme del Ministerio de Industria. Esta línea establece condiciones preferentes tanto en coste como en plazo para potenciar la creación de empresas sobre proyectos empresariales viables y rentables en términos de generación de riqueza y empleo. Con carácter general, las inversiones que se pueden acometer a través de esta línea incluyen los activos fijos productivos (nuevos o de segunda mano), los gastos de puesta en marcha inherentes a su constitución y el activo circulante necesario para el desarrollo de la actividad. También se podrán financiar los vehículos turismos afectos a la actividad y vehículos comerciales; licencias de taxis y vehículos correspondientes; inversiones necesarias para franquicias y la adquisición de empresas y/o traspasos de negocios. Según reconocen en Avalmadrid, precisamente, el sector franquicia es uno de los más recurrentes entre sus avalados, debido a que el perfil de negocio comporta menor riesgo.

(Fuente: El Confidencial)