Galicia tendrá un centro para fabricar la terapia más avanzada para el cáncer

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

La revolución del tratamiento del cáncer se llama CAR-T y Galicia se ha metido de lleno en la carrera por desarrollarla. La Consellería de Sanidade tiene previsto crear el próximo año un centro en Santiago. Lo hará a través de la empresa pública Galaria, que planea invertir tres millones de euros, según consta en los presupuestos de esta sociedad para 2021.

La inmunoterapia celular o CAR-T se basa en entrenar al cuerpo humano para que combata el cáncer. Uno de los mecanismos naturales de defensa que tiene el cuerpo son los linfocitos T, unas células que circulan por la sangre y que son como soldados. El CAR-T —en inglés significa células T con receptor de antígeno quimérico— se basa en convertir a esos soldados en un ejército de élite entrenado para recibir instrucciones precisas. Esas células se obtienen extrayendo sangre al paciente y después se manipulan genéticamente en un laboratorio. Después, se vuelven a transfundir al paciente, que pasa a contar con armas precisas contra el cáncer.

La clave del proceso es la manipulación genética. Se trata de fabricar un medicamento personalizado para cada paciente con sus propias células. Es un proceso de altísima complejidad que no existe en Galicia. En España, el Ministerio de Sanidad solo ha autorizado de momento a once hospitales para utilizar estas terapias, y existen otros cuatro para cuando estos centros se queden sin capacidad. Ninguno de ellos está en Galicia.

La inmunoterapia celular se está utilizando en el tratamiento de un tipo de leucemia y de otro de linfoma, pero ya se está estudiando para más enfermedades, como el mieloma. Los expertos confían en que pronto se emplee de forma eficaz contra tumores en órganos sólidos. El gran problema es su elevado coste, que puede superar los 300.000 euros por enfermo. Pero este tratamiento está llamado a desbancar a la quimioterapia y radioterapia como arma de referencia en la oncología.

La empresa pública Galaria, dirigida por la exconselleira de Sanidade Rocío Mosquera, prevé invertir 2,4 millones en comprar el equipamiento, además de medio millón en instalaciones y 10.000 euros en informática para su nuevo centro en Santiago. La Consellería de Sanidade asegura que la ubicación todavía no está definida. Galaria ya está ultimando el proceso para seleccionar un coordinador del nuevo centro, un puesto para el que pedía profesionales con experiencia en este ámbito que es tan limitado en España.

Pero la fabricación del medicamento CAR-T —todo el proceso de manipulación genética de las células del propio paciente— es solo una parte de la terapia. En realidad, los pacientes se tratan en los hospitales. La Consellería de Sanidade está preparando el Plan Galego de Oncohematoloxía. Está por ver en qué centros se autoriza la aplicación del tratamiento.

Galicia ya se postuló el año pasado para administrar estas nuevas terapias. Los tres grandes hospitales de la comunidad quieren hacerlo y tienen experiencia en el tratamiento de enfermedades hematológicas. El trasplante alogénico (de donante) de células madre, de complejidad clínica similar, es una técnica habitual.

Fuente: La Voz de Galicia