Galicia ensaya un coche inteligente diseñado para evitar accidentes de tráfico

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento
Se denominan ITS, sistemas inteligentes de transporte, y han salvado muchas vidas en las carreteras gallegas: radares, paneles informativos, airbags, sistemas de frenado y de control de tráfico. Recientemente se celebró una jornada en Santiago en la que se presentó el programa Siscoga, un proyecto de I+D puesto en marcha por la Dirección General de Tráfico (DGT) y el Centro Tecnológico de Automoción de Galicia para interconectar los coches con las infraestructuras viarias y reducir así la siniestralidad en las carreteras.
 
Los vehículos de nueva generación ya incorporan una central de información que activa los limpiaparabrisas si llueve, registra si están activadas las luces antiniebla o si se ha producido un frenazo. Pero esta información se queda en el vehículo y no se transmite a otros. Siscoga (Sistemas Cooperativos Galicia) aprovechará los centros de gestión y la fibra óptica de la propia DGT para enviar esta información a vehículos que vengan detrás. “Podemos transmitir a un coche que vaya cinco kilómetros detrás información importante, como un frenazo brusco o una deceleración”, explica Ramiro Martínez, director del Centro de Gestión de Tráfico del Noroeste y presidente de ITS Galicia.
 
Pruebas en octubre
 
El proyecto, amparado en el Plan Galego de I+D+i, ya se ha realizado, y ahora comienzan las pruebas en la carretera. Veinte vehículos equipados comenzarán a circular en el mes de octubre. Lo harán en un tramo de sesenta kilómetros de autopistas y autovías con climatología muy variable y cada dos kilómetros se ubicará una unidad de comunicación cooperativa unida a través de fibra óptica para informar a los vehículos de atascos, accidentes o fenómenos meteorológicos.
 
La intención de los responsables del proyecto es que sean conductores no profesionales los que los prueben durante un período de un año y después se sacarán las conclusiones para comprobar si ha mejorado la seguridad o se han reducido los tiempos de demora de cara a una comercialización.
 
Navegadores
 
Los vehículos necesitarán algún tipo de interfaz al que llegue la información, como navegadores u otras pantallas de alta resolución. Sobre cuándo podrán comercializarse vehículos ya equipados con estos programas de aviso bidireccional, Martínez explica que “eso ya depende del tirón que quieran darles los fabricantes”. Al igual que ha ocurrido con otros sistemas de seguridad como el ABS, primero lo incorporarán los vehículos de gama alta y, a medida que se vayan implementando, se estandarizarán “hasta que se publique una ordenanza que los obligue a instalar de serie”, explica Ramiro Martínez.
 
(Fuente: La Voz de Galicia)