La fiebre de las renovables

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

El compromiso del Gobierno de España con Bruselas de que en 2030 el 74 % de la electricidad producida en nuestro país proceda de fuentes renovables para cumplir los objetivos de descarbonización ha desatado una carrera de fondos de inversión, multinacionales energéticas e incluso compañías petroleras y gasistas por posicionarse en el sector.

El incremento de la potencia renovable coincidirá con el apagón nuclear, que actualmente aporta el 25% de la energía eléctrica. La apuesta verde supone una inversión de cerca de 100.000 millones de euros. El boom de las renovables ya ha generado este año una ola de compras por valor de 12.000 millones de euros. El reto también ha conllevado que se dispare la especulación con decenas de promotores que se lanzaron a pedir licencias sin contar con los terrenos, situación que busca corregir el Ejecutivo con un Real Decreto antiespeculación aprobado antes del verano.

Las patronales fotovoltaica y eólica aseguran que España se encuentra en una situación inmejorable para liderar la transición energética en el continente por las horas de sol, las condiciones del viento y la orografía (que a diferencia de países como Japón permite instalar megaplantas por casi todo el territorio).

El director general en la península ibérica de Solarcentury, José Miguel Ferrer, subraya que España es uno de los “países más atractivos del mundo y con mayor potencial de crecimiento de energía renovable. Según los objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) para 2030 se deberían instalar 60 gigavatios (GW) de potencia renovable (cifra equivalente a sesenta plantas nucleares como la de Cofrentes). Este dato supone un crecimiento del mercado español de en torno a 6 GW anuales. Según la estadística de Red Eléctrica de España sobre peticiones de acceso y conexión a la red, todo parece indicar que los objetivos son ambiciosos, pero accesibles”.

En 2019 se conectaron a la red más de 6,5 GW de potencia renovable, de los que 4,2 GW fueron de solar fotovoltaica. En 2020, debido a la situación sanitaria, solo se han instalado 4 GW, pero el sector coincide en que es algo puntual y se cumplirá el objetivo.

Fuente: Faro de Vigo