La fiebre eólica impulsa más de 2.500 MW y la apuesta por megaparques en Galicia

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

El sector eólico de Galicia está viviendo una segunda edad de oro por la fiebre verde, equiparable solo al despegue del viento como fuente de energía en los años 90. Los proyectos se multiplican. Mientras todo el mundo estaba pendiente del coronavirus, la plataforma medioambiental de la Xunta abrió la puerta a más de una treintena de parques que suman unos 1.000 megavatios (MW). Y no son los únicos. Hay otros algo más de 1.500 en gestión ante el Ministerio para la Transición Ecológica, encargado de revisar los proyectos que superan los 50 MW.

De la conexión a la red a las zonas libres del plan sectorial

Los más de 2.500 MW ahora mismo en tramitación medioambiental para parques eólicos son solo una porción de la tarta del viento que cocinan los promotores. La crisis provocada por el Covid-19 preocupa, pero no tanto como otras recesiones porque al futuro verde apunta hasta Bruselas en las ayudas que está movilizando para la reconstrucción de los países tras la pandemia.

Con los parques adjudicados en las subastas de potencia limpia del Gobierno central, Galicia rompió la barrera de los 3.800 MW eólicos en funcionamiento. Es la tecnología líder de producción eléctrica. Hay otros 5.600 MW –ahí se incluirían los encauzados ya en Xunta y Transición Ecológica– que cuentan con permiso de conexión, según los últimos datos de Red Eléctrica de España (REE), que analiza peticiones para 1.700 más y ya denegó la autorización a 2.000 porque piden engancharse a nudos saturados o que no existen.

Por esa razón creen varias fuentes consultadas en el sector que no todo lo que se está tramitando irá adelante, sin olvidar el problema del emplazamiento. El plan sectorial está desfasado y muchos promotores empiezan a colocar sus parques en zonas al margen de las contempladas en él.

Fuente: Faro de Vigo