Europa financia un proyecto gallego para crear nuevas baterías sostenibles

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

Europa dispone de diferentes fórmulas para financiar la ciencia a través del Consejo Europeo de Investigación. Uno de los programas es el llamado Proof of Concept o Prueba de Concepto, que apoya económicamente a proyectos que explotan las oportunidades comerciales y el desarrollo de aplicaciones prácticas de sus trabajos. María Giménez, investigadora del Centro Singular de Investigación en Química Biológica y Materiales Moleculares (CiQUS) de la USC, acaba de recibir una de estas ayudas para continuar con su investigación centrada en explorar el potencial de baterías más sostenibles. El proyecto de la científica gallega ha sido el único de España que contará con este tipo de financiación.

Giménez busca nuevos materiales alternativos al tradicional ion de litio que permita prolongar la vida útil de las baterías. En este sentido estudia las posibilidades que ofrece la tecnología zinc-aire, un modelo más sostenible, con mayor capacidad, bajo coste y más seguras. «El nuevo prototipo podría en principio triplicar la duración del ciclo de las celdas en los sistemas actualmente disponibles, duplicando la producción de energía y reduciendo en un 30 % su coste» explica.

Las baterías de zinc-aire son sistemas con una elevada densidad energética, capaces de acumular mayor cantidad de energía que las actuales de ion de litio. Además, se trata de una alternativa que tiene un bajo impacto ambiental por incorporar zinc, uno de los elementos más abundantes en la corteza terrestre, por lo que emplean materiales de alta disponibilidad. Este es sin duda uno de los puntos más positivos del trabajo de la investigadora, ya que los residuos que genera la producción de baterías se encuentran entre los más dañinos para el medio ambiente.

Para llegar a ser un sistema de almacenamiento eficiente, la nueva tecnología debe superar todavía algunos obstáculos en lo referente a la degradación que tiene lugar en el cátodo y la corrosión del ánodo, que limitan tanto la reversibilidad como la duración de estas baterías. «En la actualidad, la falta de enfoques que resuelvan estas limitaciones dificulta la aplicación práctica y la comercialización», sostiene. Giménez completará el diseño del prototipo en el Cidetec vasco, un centro tecnológico referencia internacional en temas de almacenamiento energético.

Fuente: La Voz de Galicia