España, a la vanguardia tecnológica en el tratamiento de residuos

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento
Este sector factura al año 5.270 millones de euros, lo que supone un 13% del mercado medioambiental. Además da empleo directo a más de 140.000 personas, según la Fundación Forum Ambiental. En este proceso las empresas españolas han adquirido una experiencia que han sabido exportar al extranjero con gran éxito.

España se dispuso ya en su día a hacer de la necesidad virtud. Gobierno y empresas apostaron decididamente por hacerse cargo de los residuos generados en las ciudades por el gran consumo, y es ahora cuando recogen los frutos. El país está entre los diez países que más reciclan de Europa, y las compañías que lo hacen posible, encabezan algunos de los más importantes proyectos de tratamiento de residuos internacionales.

En España se generan 24 millones de toneladas de residuos sólidos municipales al año. De ellos, 3,6 millones corresponden a envases (de plástico, latas, briks, cartón, papel), y a vidrios. La norma obliga recoger, reutilizar y reciclar los productos al término de su vida útil. Hoy se logra reciclar el 68,3% de los envases y casi la totalidad de los vidrios con avanzados Sistemas Integrados de Gestión (SIG). "Éstos se organizan de manera sectorial por grupos de productores, conjuntamente con otros operadores como ayuntamientos, comunidades autónomas, empresas recicladoras y de logística, para cumplir con las obligaciones que la legislación establece", apunta Antonio Barrón, director de comunicación de ECOEMBES, uno de los SIG españoles más reconocido en el mundo.

En 2011 este SIG recicló 1,2 millones de toneladas de envases, lo que en volumen equivale a llenar 90 estadios de fútbol. En 14 años de gestión de ECOEMBES, se ha evitado la emisión de más de 11,5 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera y se han reciclado 11,7 millones de toneladas de envases. En palabras de Barrón "este logro español ha servido de inspiración a otros países que se han visto en la necesidad de gestionar sus residuos". ECOEMBES cuenta con 12.088 empresas adheridas, en su mayoría fabricantes de envases (el 90% del mercado), que deben, por ley, hacerse cargo de sus productos en todo su ciclo de vida. Pero los avances en gestión española de residuos van más allá de los envases de plástico y cartón, y alcanzan también la recogida selectiva de vidrio. En España esta labor se encuentra en manos de ECOVIDRIO, el SIG sectorial al que están adheridas más de 2.600 empresas. En 2011 logró reciclar en toda España 681.183 toneladas de residuos de vidrio, una cifra espectacular ya que estos envases proceden del 99% de los contenedores ubicados en 7.691 municipios del país.

Ecodiseño

En ecodiseño, España destaca por ser la nación más activa en Europa, y ha impulsado 28.500 medidas para fabricar envases sostenibles. Además, toma la delantera a otros países en dar una solución integral a las pilas usadas, y ha puesto en el mercado novedosos modelos de reciclado de teléfonos móviles y medicamentos. En palabras de Juan Carlos Mampaso, director general de SIGRE, "el sistema de gestión de residuos de los medicamentos español (SIGRE) es único en el mercado por varios motivos". En él participan todos los agentes del medicamento. Además, la recogida se hace en farmacias y se realiza a través de una logística inversa; es decir, el residuo del medicamento recorre el camino contrario a su venta o dispensación: el ciudadano compra el medicamento en la farmacia y es ahí mismo donde también puede reciclarlo. Y es el mismo distribuidor del medicamento el que recoge el envase que ya no sirve y lo lleva a los 140 almacenes de distribución. De este modo, se reducen los elevados costes de logística y se evitan elevadas emisiones de CO2.

Proyección internacional

La gestión española de residuos urbanos y basuras domésticas también despierta un enorme interés en el mundo por tratarse de una industria relativamente madura, que utiliza tecnologías punteras. De hecho, muchas de las empresas españolas de tratamiento de este tipo de desechos urbanos destacan en el sector, pues aúnan el conocimiento adquirido en eliminación de residuos dentro del mercado nacional con una tecnología global que aplican en otros enclaves fuera de España.

El último de toda una serie de éxitos es el protagonizado por FCC Environment (la filial del Grupo del Grupo de Servicios Ciudadanos en Gran Bretaña). La compañía española ha sellado un contrato de tratamiento de residuos del Condado de Buckinghamshire, situado a unos 70 kilómetros al noroeste de Londres que permitirá convertir los residuos urbanos industriales en energía renovable. "FCC es una de las empresas medioambientales más grandes del mundo, que presta servicios a través de las filiales FCC Medio Ambiente, Waste Recycling Group y .A.S.A. a más de 50 millones de habitantes y en 5.000 municipios de todo el planeta", aseguran en la multinacional.

Innovaciones como éstas han hecho posible que las plantas de FCC se cuenten entre las mejores a escala mundial. Cuenta con nueve instalaciones en España, y siete en el extranjero. Son plantas dedicadas a la eliminación de residuos urbanos, incineradoras, de compostaje, de clasificación, de biometanización, de tratamiento y aprovechamiento de biogás y de residuos de refinería de petróleo. FCC se ha especializado en la gestión integral de residuos industriales de todo tipo: peligrosos, no peligrosos, reciclables, suelos y pasivos medioambientales (residuos que no fueron remediados en su día y siguen causando efecto negativo al ambiente). FCC Environmental es la empresa con la que opera FCC Ámbito en los Estados Unidos, y está considerada la segunda empresa por volumen en el reciclaje de aceites usados.

Cespa, participada íntegramente por Ferrovial, es otro de los referentes españoles en la gestión de tratamiento de residuos. La compañía dispone de todo un entramado de instalaciones para tratarlos de manera adecuada. Está presente en España, Reino Unido y Polonia. Por su parte, Urbaser es la empresa del Grupo ACS que cubre toda la cadena de valor en la prestación de servicios medioambientales, desde la retirada de residuos hasta su tratamiento y valoración energética. Dispone de plantas de pretratamiento, de valorización energética o biometanización de fracción orgánica.

De todos los residuos que producimos cada día, los más abundantes son los orgánicos. Se calcula que aproximadamente la mitad de nuestra basura la forman restos de comida. Debido a esto, en las ciudades las grandes cantidades de basura orgánica se generan diariamente se han convertido en un problema cuyo reciclaje es necesario gestionar. Ros Roca envirotec ha sido reconocida internacionalmente por su especialización en el tratamiento de basuras domésticas, las que se generan en los domicilios de los ciudadanos. La firma destaca por la recogida neumática, que consiste en conducir los residuos a través de una red de tuberías subterráneas, desde el domicilio del usuario o desde un buzón situado en la calle, hasta la planta de recogida, a la que llegan los residuos previamente separados en fracciones por los consumidores. Una de las principales ventajas de este sistema es poder liberar las vías públicas de residuos, contenedores y operaciones de recogida. La empresa ha logrado un contrato, por valor de 20 millones de euros, para instalar en Saint-Quen, al norte de París, una red neumática de seis kilómetros de longitud y 143 puntos fijos de recogida.

Otra de las joyas tecnológicas de Ros Roca es su recolector compactador Cross que se instala sobre los camiones de recogida de basuras. El sistema permite aumentar la eficiencia de los equipos de recogida de desechos y reducir el ruido, sin modificar parte alguna de los camiones originales. La experiencia doméstica ha dotado a las empresas españolas de diferentes conocimientos que el sector de residuos requiere para competir en el mercado internacional. Así, España no sólo brilla con luz propia en recogida de residuos sino también en el tratamiento y transformación de los mismos en otro material o energía. Valoriza Servicios Medioambientales integrada en el grupo Sacyr, desarrolla con éxito diversos procesos de aprovechamiento del desecho. Para ello, dispone de 43 plantas de gestión de residuos y registra 114MW, procedentes de sus plantas de valorización energética, por lo está situada entre las líderes del sector en España. Cuenta con centros de residuos procedentes de la construcción y demolición, y plantas de desgasificación de vertederos, de biometanización e incineración. Hoy está inmersa en un proceso de internacionalización que le lleva a extender su tecnología hacia otros países como Australia, Portugal, Bulgaria, Croacia, Polonia, Rumanía, Argelia o Brasil.

También Abeima ya ha completado o está participando en proyectos de valorización en más de 20 países y opera en Europa, Norte América, Latinoamérica, India, China, Oriente Medio y África. La firma construye plantas para la transformación energética (waste to energy) del residuo, para la producción de biocombustibles (waste to biofuel) y para el reciclado. El sistema español de gestión de residuos que se generan en la industria también se ha apuntado dos logros considerables: el del grupo Befesa y el del Urbaser.

Befesa es referente europeo en el reciclaje de residuos de aluminio y en el de escorias salinas. Aplica un modelo único que integra el reciclaje y el aprovechamiento del residuo para la producción de aleaciones de este metal. Cuenta con más de cien instalaciones en 40 países y sus principales productos son líneas automatizadas para la producción de lingote de aluminio de 5-25 kg, ruedas de colada, hornos rotativos, enfriadores e instalaciones para el tratamiento de escorias, etc. La noticia de mayor relevancia para la industria española de residuos industriales es la reciente concesión de varios proyectos desarrollados precisamente por Befesa: una línea de colada para fundiciones de metal en la empresa Aluar, en Argentina, y el arranque de otra línea de lingoteo para Hillside, en Sudáfrica. Además, ha diseñado, fabricado y enviado líneas de colada para Balco e Hindalco, en la India, y para Maaden, en Arabia Saudí.

Urbaser también se encarga de la gestión integral de residuos industriales peligrosos y no peligrosos. A lo largo de 2011 trató más de 855.000 toneladas de este tipo de restos en 18 instalaciones, 37 centros de transferencia y 10 laboratorios. Cuenta con oficinas en Europa, África y Oriente Próximo.

Al margen de los sistemas integrados de gestión y de las empresas que se encargan de la recogida, recuperación y valorización, existen otras compañías vitales en toda la cadena de valor, como Imabe Ibérica, especializada en la producción de tecnología para el reciclaje de residuos. Imabe Ibérica fabrica desde hace más de 40 años soluciones a medida y dispone de delegaciones propias en cinco países. Las industrias de sectores tan variados como los de neumáticos y aceites, ponen los medios para evitar la contaminación medioambiental, pero también sus esfuerzos en recuperar el residuo.

El encargado en España de la gestión de los aceites industriales usados es SIGAUS, que agrupa al 90% de los fabricantes del sector. A lo largo de 2011, SIGAUS recuperó 134.452 toneladas de aceite usado, que supone un 44,46% del aceite industrial puesto en el mercado. Desde 2007, el volumen total recuperado ascendió a 650.234 toneladas. Durante el pasado ejercicio, SIGAUS gestionó más de 63.000 operaciones de recogida de aceites usados. De éstas, el 71% correspondieron a pequeños productores, fundamentalmente talleres de automoción y pymes, y el resto a grandes productos, instalaciones industriales o gestores finales. El aceite usado se puede regenerar, reciclar o valorizar.

En España el 45% de los neumáticos se recicla, el 30% se transforman en energía y el 25% se vuelve a utilizar. Para ello, se utilizan dos sistemas de gran precisión encargados de la recuperación y su tratamiento del residuo: SIGNUS ECOVALOR y TNU. Los aparatos de radiología de un hospital también se desgastan o se estropean por el uso. Pero ¿adónde van a parar después? Una vez más, es un SIG español el que se encarga de forma eficaz de recoger los equipos médicos inservibles y trasladarlos a una planta de reciclaje autorizada. La fundación medioambiental española ECOASIMELEC, integrada dentro de la plataforma RECYCLIA, se responsabiliza de toda la vida útil de estos equipos sanitarios. A su vez, RECYCLIA da cobertura a otras tres organizaciones gestoras de residuos: TRAGAMOVIL, encargada de los móviles que se desechan; ECOPILAS que gestiona el proceso de reciclaje de las pilas gastadas y ECOFIMÁTICA, que hace lo mismo pero con el material y aparatos de oficina.

Donde mayor número de sistemas de gestión de residuos existe es en el sector de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEEs). Los más importantes son ECOLEC y ECOTIC. El proceso de gestión de ambos SIG es realmente completo y soluciona la acumulación creciente de aparatos eléctricos y electrónicos ya inservibles: los residuos se llevan hasta los almacenes habilitados por las distintas empresas. Posteriormente, se trasladan hasta los centros de reciclaje, dependiendo de las necesidades específicas de cada tipo de residuos. La separación de los materiales permite que vuelvan a utilizarse en la fabricación de nuevos equipos. ECOTIC cuenta con más de 500 empresas adheridas y una cuota de mercado del 24,4%. Esta agrupación dispone de más de 3.750 puntos de recogida, mientras que ECOLEC cuenta con más de 16.000.

(Fuente: Spain Technology)