Una empresa de Tecnópole destaca en el sector del renting tecnológico estatal

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

Alquilar mediante el sistema de renting baterías eléctricas para el autoconsumo o software muy específico. Ese es el modelo de negocio que tiene en marcha la financiera Infinitus Rent y que opera desde hace siete años desde el Parque Tecnolóxico de Galicia.

Su apuesta por el sector de la especialización tecnológica y la industria 4.0 le ha valido el reconocimiento del sector, ya que acaba de ser incluida en la Asociación Española de Leasing y Renting.

La filosofía que está detrás de este modelo de negocio se sustenta en la velocidad con la que la tecnología se queda desfasada y lo complicado que es tener siempre los últimos equipamientos en negocios muy específicos. Por ello, desde Infinitus Rent apuestan por alquilar a las empresas estos recursos, toda vez que suponen el sistema más económico y operativo.

Su especialización les permite, según explican desde la compañía tecnológica ourensana, llegar a nichos de mercado en el que todavía no están presentes las grandes financieras.

También cuentan con el apoyo de otras empresas del grupo empresarial del que forman parte (IT Capital), como es el caso de Conexiona, y que se convierte en una fuente de operaciones para cerrar contratos vinculados al alquiler tecnológico. Y es que, precisamente, uno de sus secretos pasa por gestionar operaciones de renting que las financieras tradicionales no afrontan como es el caso de las energías renovables, el Internet de las cosas o el autoconsumo.

Carlos Manuel Sande, consejero de Infinitus Rent, explica cuáles son en la actualidad sus principales carteras de negocio: “Nuestros productos estrella son los que proceden de la empresa Conexiona y que se engloban dentro de los denominados IoT (Internet de las cosas) y que pasan por ser capaces de automatizar cualquier tipo de sistema. Otra línea de mercado fuerte que tenemos son las medidas de ahorro energético que buscan implantar las compañías eléctricas”.

El volumen de las operaciones que financian a través de renting desde la compañía asentada en el Parque Tecnolóxico de Galicia se sitúa entre los 5.000 y los 20.000-25.000 euros y en su cartera de clientes se encuentran comunidades de propietarios de diferente índole, y que no suelen estar en el radar de acción de las grandes financieras.

Los inicios

El proyecto de Infinitus Rent arrancó cuando comprobaron que otra de las firmas del grupo (Conexiona) tenía un amplio volumen de pedidos de empresas para la adquisición de productos tecnológicos, que acababan siendo financiadas por empresas externas gracias a su mediación. “Comenzamos con operaciones muy pequeñas y sin riesgo, y poco a poco hemos ido creciendo hasta consolidarnos”, señala Carlos Manuel Sande. Y es que para la firma gallega entrar en la asociación nacional ha supuesto dar el salto a la “primera liga de las financieras” y un plus de garantía de calidad y seriedad de cara a sus clientes.

Los planes de futuro para la empresa afincada en la Tecnópole, y que fue creada por varios empresarios del sector tecnológico y financiero, pasa por expandirse en el mercado internacional. En este sentido, Infinitus Rent constituyó recientemente una filial en Portugal con el objetivo de dar el salto a este mercado con el apoyo de un fondo americano. A medio plazo, la prioridad de la firma gallega será consolidarse en España y Portugal.

(Fuente: La Voz de Galicia)