La empresa Gerifarma comercializa mascarillas ecológicas con el apoyo del programa Connect-19

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

La empresa Gerifarma comercializa mascarillas de tela para niños y adultos sostenibles y ecológicas, a partir de fibra vegetal. Este proyecto está integrado en el programa Connect-19, impulsado por Tecnópole y la Xunta de Galicia, una aceleradora de pymes innovadoras especializada en la comercialización de soluciones frente a la COVID-19.

Estas mascarillas higiénicas son reutilizables y biodegradables, aptas además para pieles sensibles. “Empleamos una fibra sostenible, producida de forma ecológica a partir de madera procedente de agricultura sostenible certificada. Es un material apto para uso en pieles sensibles, biodegradable y compostable", explican desde la empresa. Aseguran que este material tiene "capacidades superiores" para reducir el crecimiento de bacterias sin aditivos químicos y sigue un proceso AMS específico que incrementa la repelencia del tejido a las salpicaduras. La goma también tiene su propio certificado, ya que, además de la protección, la empresa apuesta por materiales eco-friendly.

Las mascarillas están confeccionadas en un taller de manera artesanal con un tejido 100% vegetal y, como es un residuo orgánico, se pueden someter a un proceso de compostaje. Mientras que una mascarilla quirúrgica tarda entre 300 y 400 años en degradarse, éstas podrían hacerlo en menos de un año -tal como aseguran desde la firma-. Cuando llega la hora de desecharlas, pueden depositarse en un contenedor marrón o de compostaje, convirtiéndose en abono con el paso del tiempo.

Sin químicos, aptas para pieles sensibles

Además de no dejar huella en el medio ambiente, este producto no tiene ningún tipo de químico, por lo que resulta apto para pieles sensibles. Porque tener la cara cubierta durante mucho tiempo está generando problemas de piel en algunas personas. Es lo que se conoce como “maskné” o acné causado por el uso de las mascarillas. En el caso de estas mascarillas biodegradables, el hecho de que sean el resultado de un proceso natural hace que sean recomendables para personas con pieles sensibles.

“Muchas mascarillas tienen una capa de antibactericida a base de algún químico,  de un derivado del petróleo. Nuestra mascarilla, a pesar de no tener ningún tipo de químico, protege igual porque cumple con todos los parámetros de la industria", aseguran desde la empresa. Indican que esa ausencia de químicos es la que ayuda a que se pueda biodegradar.

Fuente: Tecnópole