El respaldo inteligente de las Aulas Tecnópole gana el primer premio del certamen KiiCS de arte, ciencia y tecnología

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento
Alba Fernández González y Uxía García Vázquez, alumnas de las Aulas Tecnópole, se propusieron crear un respaldo inteligente para sillas que pueda avisar al usuario mediante una señal luminosa si su postura no es la correcta. Su proyecto mereció el primer premio al jurado del certamen KiiCS-I de arte, ciencia y tecnología, cuya final se celebró el pasado sábado en A Coruña.

El proyecto de Alba y Uxía había sido ya ganador de la Galiciencia 2013 en la categoría de Bachillerato. Para su construcción, estas dos jóvenes inventoras desarrollaron un circuito eléctrico y tuvieron en cuenta la curvatura media o normal de la región lumbar de la espalda. Para el jurado, su proyecto mereció el primer premio por su originalidad y por buscar una solución a un problema real.

Como ya habían comentado al recoger su premio en la Galiciencia, el siguiente paso es incorporar una alerta de sonido. Dado que el proyecto se orienta sobre todo a centros escolares, su idea es que el sonido se emita en una frecuencia muy baja que los adultos no perciben, pero sí los más jóvenes.

La fase final del certamen tuvo lugar en la Domus (A Coruña) ante la presencia de numerosos compañeros y familiares de los cinco equipos finalistas, de los que tres procedían de las Aulas Tecnópole.

KiiCS es un proyecto financiado por la Unión Europea para tender puentes entre el arte, la ciencia y la tecnología y está liderazgo por la Red Europea de Centros y Museos Científicos (ECSITE), a la que pertenece el organizador del certamen en Galicia, la entidad Museos Científicos de A Coruña.

Segundo y tercer premio

Tanto el segundo como el tercer premio fueron compartidos, y en ambas categorías fueron destacados los otros dos proyectos de Aulas Tecnópole que llegaron a la final.

Xabier García Casas presentó un videojuego programado por él mismo partiendo de cero, con unos conocimientos básicos de programación en un lenguaje llamado Processing y con un presupuesto de cero euros. Lo más original de su proyecto es que incluye un módulo para que cada jugador pueda personalizar el juego, creando su propio avatar. Este alumno de las Aulas Tecnópole compartió el segundo premio con dos estudiantes de Cambre que idearon un sistema que alerta sobre temperaturas extremas en instrumentos musicales para evitar que se dañen.

Parte del tercer premio fue para David Alonso, también alumno de las Aulas Tecnópole, que diseñó un sistema de detección de infracciones en baloncesto aplicando la tecnología Lego Mindstorms Nxt. Lo compartió con un estudiante de Santiago que presentó un proyecto sobre espejos e información.

Premios

Las autoras del trabajo ganador participarán este mes en Barcelona en la Exporecerca Jove, la mayor feria científica que se celebra en España. También tendrán ocasión de presentar la evolución de su prototipo en la próxima edición de la Galiciencia en el mes de noviembre y estarán en el Día de la Ciencia en la Calle, en A Coruña, el próximo 10 de mayo.

Los Premios KiiCS-I de arte, ciencia y tecnología invitan a alumnos de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato y Ciclos Formativos en Galicia, entre 14 y 18 años, a presentar proyectos relacionados con el arte, la ciencia y la tecnología.

(Fuente: Tecnópole y Museos Científicos Coruñeses)