El potencial creativo de las empresas españolas no se traduce en innovación, según el Índice Cultura de la Innovación España 2015

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento
España es un país con profesionales y ciudadanos innovadores, pero con grandes carencias en los ámbitos del liderazgo y los procesos. Esta es una de las conclusiones que se extraen del Índice Cultura de la Innovación (ICI) España 2015, elaborado por la Asociación Española de la Calidad (AEC), en colaboración con Dícere.

El estudio también determina que en las empresas españolas existe confianza interna, buen ambiente y creatividad. Sin embargo, ese potencial creativo no se traduce en innovación.

Mientras que los profesionales creen en la innovación y están dispuestos a abordar proyectos “disruptivos”, las empresas tienen dificultades, desde los procesos internos imprescindibles, para llevar esta creatividad a la cuenta de resultados.

La innovación, como cualquier disciplina, requiere de procesos internos y recursos diferenciados para su desarrollo pleno. Según los responsables del estudio, para que una innovación sea considerada como tal, es necesario que haya sido llevada desde la ideación hasta el mercado.

La ausencia de liderazgo y la escasez de medios, como la falta de tiempo y espacio o la imposibilidad de acceso a expertos, son los principales obstáculos por los que la innovación no consigue llevarse a la práctica como disciplina diferenciada en las empresas españolas, a pesar de que sus empleados “son creativos y se sienten cómodos con ello”. Asimismo, la ausencia de incentivos, la poca flexibilidad o la falta de entrenamiento son algunos de los factores peor valorados por los trabajadores en relación a la innovación.

Datos de la encuesta

El Índice Cultura de la Innovación España 2015 es fruto de una macroencuesta que ha medido el clima innovador en las empresas, contando con las opiniones y valoraciones de más de 9.000 empleados pertenecientes a 69 empresas de todo el país.

Destaca la alta participación de las pymes, con un total de 43 empresas. Por sectores, resulta significativa la intervención del sector industria (encabezado por los subsectores aeroespacial y construcción, materiales e instalaciones), seguido del sector de los servicios, con amplia representación de servicios profesionales, consultoría y auditoría, así como de IT, software, informática y electrónica.

(Fuente: Innovamás)