El delirio de los inventos

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento
Las patentes son objeto de eterna discusión, tanto por el registro de métodos que parecen muy comunes como por el uso de las mismas para atacar a la competencia. Pero hay otro capítulo en este tema: las patentes que, originalmente, parecen carecer de sentido. Una consola de juegos para urinarios masculinos y un sistema para envejecer archivos digitales podrían ser ejemplos de ello.
 
La empresa británica Captive Media ha patentado un sistema que permite a los hombres jugar en los urinarios aprovechando la micción (unos 50 segundos de media) para apuntar o disparar a un objetivo. El sistema instala una pantalla en la parte superior de la taza del urinario que permite tanto proponer el juego como insertar publicidad. El sistema reconoce tres órdenes: inicio, derecha e izquierda a través de infrarrojos que detectan la trayectoria de la orina. Los jugadores pueden acumular puntos y publicar sus resultados en las redes sociales. Drinkaware, una organización benéfica que promueve el consumo responsable de alcohol, ya ha contratado el sistema y lo prueba en un bar de Londres.
 
Por su parte, IBM tiene presentada una patente que envejece los archivos digitales. Para que su propietario advierta la antigüedad de los mismos no deberá consultar la fecha de creación. Bastará contemplar su degradación. Un texto o una foto con 20 años de antigüedad presentarían un deterioro similar al que puede padecer un documento de papel o una fotografía impresa. El sistema ofrecería el estado digital original del archivo y su degradación. El propietario podría escoger qué tipo de archivos somete a este deterioro virtual.
 
(Fuente: El País)