El coche del futuro no volará pero hablará y conducirá solo

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento
Nada de coches voladores ni teletransporte. Si se pregunta a los conductores europeos sobre cómo ven o desean el coche del futuro, es decir, los vehículos de dentro de 25 años, las respuestas están muy alejadas de la ciencia ficción. Practicidad y seguridad por encima de todo, según muestra la encuesta realizada por la plataforma online de vehículos Autoscout24 entre 9.000 conductores de siete países europeos y cuyas conclusiones recoge el informe El Coche del Mañana.

Para empezar, nueve de cada diez españoles apuestan por un "vehículo inteligente" que garantice "seguridad en carretera" pero que también "transforme la experiencia al volante", según desvelaron el director general del Grupo AutoScout24, Alberto Sanz, y el director general de la filial española, Gerardo Cabañas. Por ejemplo, "tres de cada cuatro españoles quiere que el coche del mañana conduzca solo", dice el estudio. Además, el 62% desearía que el automóvil disponga de conexión wifi de alta velocidad.

Cabañas sí puntualizó que aunque el piloto automático "pronto tendrá un papel activo" en la vida de los conductores, no todos están dispuestos a renunciar al placer de conducir o no se fían de dejarse en manos de la tecnología exclusivamente. De hecho, el 44% de los automovilistas españoles confía en poder decidir "cuándo sí y cuándo no soltar el volante" en sintonía con otros países europeos.

Los españoles, sin embargo, valoran mucho más que en el resto de los países todas las funciones relacionadas con la seguridad, frente a cuestiones como el diseño más moderno. El 82% dice que el coche del mañana deberá tener inteligencia artificial, reconociendo situaciones de riesgo y reaccionando en tiempo real para corregir conductas y reducir siniestralidad.

Además, en España se da mucha importancia al hecho de que el vehículo incluya un sistema e-call. Esta tecnología permitiría a los coches comunicarse con los servicios de emergencia. Además, dos terceras partes de los conductores querrían que los automóviles se comunicaran entre sí de manera directa o con talleres, aseguradoras y autoridades ante cualquier problema.

Respecto del fin de los combustibles fósiles en la movilidad, el 86% de los españoles creen que un bajo coste de consumo por kilómetro es esencial, rebaja que pasa necesariamente por introducir energías alternativas que reduzcan la dependencia del crudo. Pero estas tecnologías se encuentran con el obstáculo de que los usuarios exigen que esta nueva movilidad sea cómoda, práctica y sin limitaciones en el día a día en cuestiones de autonomía. Además, las opiniones están muy divididas respecto a quién debe hacer frente al coste de las infraestructuras necesarias para las recargas, etc...

Olvidarse de aparcar

Si hay alguna función que los usuarios se imaginan de una manera más futurista, es la parte del aparcamiento. Los conductores no quieren tener que aparcar y por eso, apuestan por las técnicas de aparcamiento automático. Incluso algunos sueñan con una suerte de plegado automático para que el vehículo quepa en cualquier hueco.

El informe de AutoScout24 también se detiene en el diseño y la imagen de coche. La totalidad de los españoles (95%) apuesta por que la forma de los coches deberá adaptarse a las nuevas motorizaciones, privándose de diseños extravagantes que sólo gustan al 39%.

(Fuente: Cinco Días)